El ave en peligro de extinción que nace en Andalucía y que muere en los parques eólicos de Cádiz

El alimoche es la especie amenazada más afectada por los aerogeneradores, siendo 13 los ejemplares muertos en Tarifa en 2017. Por ello la Junta va a reforzar las medidas preventivas y correctoras de estas empresas para evitar su mortalidad

Cría de alimoche en las instalaciones del Zoobotánico de Jerez.
Cría de alimoche en las instalaciones del Zoobotánico de Jerez.

En el último año Andalucía consiguió criar a 13 pollos de alimoche, una de las rapaces más amenazada en el mundo. En la comunidad autónoma destacan la sierra de Grazalema, Los Alcornocales o las sierras de Cazorla Segura y Las Villas, como territorios productores, siendo el Zoobotánico de Jerez uno de los parques con una mayor implicación para la conservación de esta especie —junto con otros animales en riesgo como son el lince Ibérico, la cerceta pardilla y el Ibis eremita–, integradas en AREA (Área de Reproducción de Especies Amenazadas) y que ha visto reducida su población en un 85% en los últimos 30 años.

Según el último censo de la consejería de medio ambiente de la Junta, fechados el pasado septiembre de 2017, en la provincia de Cádiz es donde más parejas de esta especie conviven, un total de 13; seguidos de Jaén, con cinco parejas alimoche en libertad; Málaga y Córdoba tienen dos y en Sevilla tan solo vive una pareja.

No obstante, más allá del nivel de conservación que hay en Andalucía para preservar esa especie amenazada, el alimoche, con una población reproductora de 23 parejas en Andalucía, es la especie en peligro de extinción más afectada por choque con aerogeneradores. En el pasado año llegaron a fallecer 13 ejemplares por colisión en Cádiz (en el municipio de Tarifa), de los cuales ocho de ellos eran reproductores. Por ello, el impacto sobre la población supone, además de la muerte del propio adulto reproductor, la pérdida de la puesta o pollos de ese año. Las ONG denuncian las las deficiencias de las declaraciones de impacto ambiental de los parques eólicos en el Estrecho de Gibraltar, ya que la colisión contra ellos se consolida como la segunda causa de muerte no natural de esta pequeña ave rapaz.

repor_zoo_claudia_17.jpg Un ejemplar de alimoche del programa de conservación del Zoobotánico de Jerez. FOTO: PABLO URIEL.

A raíz de estas cifras de mortandad, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía va a reforzar las medidas preventivas y correctoras que desarrollan las empresas eólicas desde hace más de 7 años en la provincia de Cádiz y en el resto de Andalucía para evitar la extinción del alimoche y la mortalidad de otras especies de aves y quirópteros, a causa del impacto de los parques eólicos.

Las instrucciones que ha aprobado recientemente la consejería se centrarán en rediseñar el actual protocolo de vigilancia ambiental de las empresas incrementando los horarios y personal de vigilancia, además de reforzar los equipos en periodos y parques eólicos en los que se ha detectado una elevada mortandad de especies amenazadas. Así como la paralización de los aerogeneradores de julio a octubre en horario nocturno con velocidades de viento inferiores a 25 kilómetros por hora, entre otras mejoras.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído