La jerezana que dirige la federación nacional de dislexia: "Una estudiante con pocos recursos no está en igualdad"

Lucía Alcantara fundó hace cinco años la asociación provincial. Madre de un chico disléxico, espera cambios en la Ley Celaá, pues "vuelven a dejarnos fuera de las becas específicas" para alumnos con necesidades en el aprendizaje

Lucía Alcántara, presidenta de Fedis, la federación nacional de asociaciones de dislexia.
Lucía Alcántara, presidenta de Fedis, la federación nacional de asociaciones de dislexia.

Lucía Alcántara temía algo ante las malas notas de uno de sus hijos. Pero había explicación. Tardó en llegar el diagnóstico, pero llegó: su hijo tenía dislexia. Eso explicaba sus notas mejorables, pero también su creatividad. Entonces, llegó un mundo de reivindicaciones, adaptaciones curriculares. Montó la asociación Dislexia Cádiz junto a otras familias hace solo cinco años. Ahora, acaba de ser nombrada presidenta nacional de la federación, que engloba a todas las asociaciones del país. En paralelo, deseosa de conocer más sobre lo que ocurría y mejorar la vida de los demás, decidió estudiar el grado universitario de Educación Infantil. Ya está haciendo sus prácticas en un colegio y pronto será oficialmente maestra, aunque las dificultades afrontadas, probablemente, ya le han hecho serlo oficiosamente desde antes.

¿Qué funciones tiene como tal la federación, Fedis?

Es la máxima representación de todas las asociaciones. Unificamos criterios de actuación, contactamos con los organismos, luchamos por becas, por el cumplimiento de las adaptaciones curriculares, las Neaes, y sobre otras dificultades  específicas del aprendizaje (DEA).. También nos dedicamos mucho a la concienciación y la formación. Hace poco, por el día internacional se iluminaron muchos edificios a nivel nacional de azul turquesa, en España y Latinoamérica, que viene con un apoyo institucional.

¿Cuáles son sus prioridades?

Ante la dislexia no hay pócimas mágicas. Hay cosas que se supone que ayudan pero luego no. Tenemos que verificarlo. Luego, hay una lucha por los derechos en toda España, en todos los niveles, porque no son las mismas en cada Selectividad. Queremos coordinar acuerdos a nivel central como ya existen con universidades, a través de un acuerdo con la Conferencia de Rectores. Queremos trabajar para que las asociaciones pongamos en común esas decisiones, porque no es el mismo contexto en Madrid que en Mallorca o en Jerez. Buscamos puntos de encuentro. Seguimos con la labor de Jesús Gonzalo Ocampos, que ha sido nuestro presidente estos años y ha hecho una gran labor. Las familias estamos muy agradecidos, fue él quien decidió salir por otras razones.

A menudo, la familia de un estudiante no puede ayudarle porque también tiene dislexia. Existen muchas circunstancias en cada caso

¿Ha afectado esta crisis en mayor medida a los estudiantes con dislexia?

Sí, pero según los recursos de las familias, como siempre ocurre. Las familias gastamos mucho dinero en logopedas, neuropsicólogos, y dependiendo de esos recursos, no se está en igualdad de condiciones. Nos sigue tardando, ahora más, la prevención temprana, que la Ley dice que es prioridad. En algunos casos, durante el confinamiento muchos han ido a peor, pero otros a mejor, porque dentro de sus casas hay dos o tres presonas, padres o hermanos mayores, que pueden estar con ellos. Pero las clases particulares o las citas con la neuropsicóloga se perdieron. Sin recursos, a menudo tu familia no puede ayudarte porque incluso esos familiares también tienen dislexia. Depende de las circunstancias.

¿Tiene planteado sentarse con el Ministerio? ¿Les afecta la Ley Celaá?

Hemos realizado una comisión nacional de dislexia en la que han estado representantes del Ministerio de Educación y de comunidades autónomas, no es la primera vez, así que sí. Ya hace dos años la asociación se reunió con la ministra. En cuanto a la ley, vamos  a hacer un análisis en profundidad de la nueva norma, porque queremos tener una opinión concisa. Pero nos afecta porque vuelven a excluirnos de las becas de estudiantes de Necesidades Específicas de Apoyo Educativo, las neaes. Si hablan de educación de calidad para todos, no se cumple. Pero aún se están negociando las enmiendas, el trámite legislativo no ha acabado y hemos hecho propuestas de mejora como federación.

¿Además de temas educativos, hay otras áreas a las que se dediquen?

Sí, hablamos de adaptar el examen de conducir, para que se beneficien todos los chicos. Y se ha creado un carné tipo ONCE. Si a las personas con dislexia nos cuesta rellenar un determinado documento en la administración pública, no tienes por qué enseñar un informe para que te ayuden, a nadie le importa el tratamiento que tengas o el nombre de tus familiares, sino que basta con enseñar ese carné.

¿Cómo se coordina una federación desde Jerez, tan lejos de Madrid?

Lo más importante es el grupo de trabajo, destacando al secretario, Iñaki Muñoz, sin él no tendría sentido. Luego, cada asociación tiene sus especialistas que aportan, como una mamá que se encarga de lo legal porque es jurista, otra que destaca en redes... Lo importante es el equipo humano que formamos parte de la Junta. Luego, es como todo, porque la mayoría de reuniones son online. Ya las hacíamos mensualemente antes de esta situación. Hacemos por lo general dos asambleas al año donde ponemos mucho en común, para llegar a los puntos de encuentro y compartir espacios de trabajo, adaptar soluciones a cada asociación. Por eso, nos desplazamos todos cuando es necesario.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído