El enésimo "mazazo" a la actividad no esencial: "Esto es una ruina"

Comerciantes de Jerez, que cierra su actividad no esencial desde este miércoles, piden más ayudas tras un nuevo cerrojazo decretado por la Junta de Andalucía debido a la alta incidencia de contagios

María José Andrade, cerrando su negocio en Jerez, el último día antes del cierre de la actividad no esencial.
María José Andrade, cerrando su negocio en Jerez, el último día antes del cierre de la actividad no esencial. ESTEBAN

"Esto es una ruina", dice María José Andrade, que lleva desde 2014 al frente de la tiende María José Modas, en Jerez. Desde este miércoles, no podrá abrir la puerta de su negocio, considerado como actividad no esencial. La ciudad está por encima de la tasa de incidencia de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días, el límite que marca la Junta de Andalucía para ampliar restricciones durante los próximos 15 días. "Los autónomos nos estamos desangrando poco a poco", expresa Andrade.

"Las ayudas recibidas son mínimas o nulas. Son una miseria", dice la empresaria jerezana, quien pide "ayudas al alquiler, más ayudas por cierre, que nos rebajen impuestos mientras no podamos abrir con normalidad, la cuota de autónomos...". María José critica que los obliguen a "pagar todo cuando podemos trabajar la mitad del tiempo... en el mejor de los casos". Así, considera normal que hayan cerrado muchos negocios. El de ella, de momento, resiste. "Seguiré luchando hasta que pueda, pero no soy capitán de barco, no me voy a hundir con el negocio", añade.

María José Andrade asegura que se ha adaptado a sus clientes. Antes vendía ropa para comuniones o fiestas variadas, y ahora tiene más repertorio, reparte ropa a domicilio y desinfecta los probadores cada vez que entra algún cliente, para que se sientan seguros. "Tratamos a nuestro público con mucho cariño", dice. "Un pequeño comercio es mas seguro que un centro comercial, tomamos todas las medidas de precaución", cuenta Andrade. "Nos hacen mucho daño con estos cierres, cuando el problema son las grandes masificaciones de gente".

"Yo soy positiva y optimista", apunta María José, quien añade que también es "realista". "Hasta cuándo voy a tener pulmón, no lo sé. Necesitamos ayuda. El Estado tiene que garantizar la liquidez de las empresas y compensar las pérdidas", asegura. "Nos tienen que ayudar, los autónomos formamos el tejido empresarial más grande del país". En breve, por lo pronto, cambiará de local porque no puede costear el que ocupa en esta situación.

comercio maria jose modas 5
María José Andrade, en la puerta de su negocio. Autor: Esteban

Jessica Arroyo es la propietaria de La casita de Lupita, una tienda de ropa con ocho años de antigüedad que surgió tras reinventarse. "Tenía una tienda de ropa de caballero, pero con la crisis del ladrillo empezó a decaer porque eran prendas caras... y en vez de caer, me reinventé, cambié camisas por bolsos y corbatas por bragas", relata. La empresaria jerezana, que incluso abrió una tienda en pleno confinamiento, considera este cierre de la actividad no esencial "otro mazazo" tras el duro año que llevan sufrido.  

Jessica, que tiene cinco empleadas a su cargo entre ambos establecimientos, aunque teme que si el cierre se prolonga, tenga que incluirlas en un ERTE. "Están atacando a sectores que no somos dañinos ni focos de contagio", dice. "El que viene a mi tienda se toma la temperatura, usamos sólo dos de los cuatro probadores... Yo he echado a gente para atrás porque estaba llena. El problema no está aquí, está en la calle y en las aglomeraciones", expresa.

"Hemos tenido una Navidad buena, quizás la mejor de los últimos cuatro años", relata Jessica Arroyo, "pero las pérdidas de marzo y abril son irrecupables". La empresaria asegura que la reapertura tras la desescalada fue "genial, la gente tenía ganas", y que le "salvó" la venta online para vender ropa de temporada, pero "hay muchas pérdidas, eso sólo sirve para reinvertir en mercancía nueva". "Soy positiva y siempre saco el lado bueno", agrega Jessica, "este cierre me lo tomo como un descanso después de unas navidades buenas. Si hay una época mejor que otra para cerrar es ahora".

comercio lupita 1
Jessica Arroyo se toma la temperatura en 'La casita de Lupita'. Autor: Esteban

Acoje alerta de que "no queda oxígeno"

La asociación de comerciantes del centro de Jerez (Acoje) asegura que "no queda oxígeno, no quedan fuerzas, todo el esfuerzo por superar el 2020 y mantener las empresas funcionando puede haber sido en vano si no hay un verdadero rescate para los autónomos y pymes, los costes estructurales nos comen y los cierres van a ser muchos más de los que se podrían entender como naturales". 

"No se puede decir tan alegremente cerramos el comercio no esencial, la hostelería y servicios, y quedarse mirando cómo vamos muriendo", señalan desde la asociación. "Siguen siendo insuficientes las ayudas establecidas hasta el momento, los gastos fijos de alquileres, luz, agua, seguros, los gastos financieros y por supuesto los impuestos son cargas imposibles de asumir si no hay ingresos", agrega.

Acoje asegura que "las ayudas al alquiler que se tramitaron en 2020 han sido una limosna, un microparche y que además sólo se ha podido acoger un 10% de las empresas, éste es uno de los mayores costes tras los laborales que sobre todo los establecimientos ubicados en el centro tienen con diferencia". "O los propietarios comienzan a bajar los niveles de los alquileres, o el Ayuntamiento, la Junta o a el Gobierno nacional tienen que comenzar a intervenir en la regularización de los mismos", añade la asociación. 

"Los locales físicos están cerrados, pero la actividad online, por redes y por WhatsApp sigue activa, si no hay compensación por cierre de actividad, seguimos trabajando como podemos, y el servicio a domicilio está implantado en el 80% de nuestros asociados. Si necesitas algo, compra en las empresas locales, en nuestras webs, a través de nuestras redes sociales, de nuestros WhatsApp, de nuestros teléfonos", piden a los clientes de los comercios. 

El Ayuntamiento pide rebajas en los alquileres

El Ayuntamiento de Jerez, tras la llamada de auxilio de Acoje, pide a los propietarios de locales que atiendan la demanda de los comerciantes y rebajen o supriman sus alquileres, en la medida de lo posible. El teniente de alcaldesa José Antonio Díaz hace un llamamiento "a la colaboración y solidaridad de todos para contribuir a la superviviencia de sectores como el comercio o la hostelería".

El gobierno local apela así a la "sensibilidad de los propietarios de fincas que tienen arrendados locales comerciales para que establezcan algún tipo de medida que palíe en parte las enormes dificultades que están pasando nuestros comerciantes en esta pandemia y que se verán agravadas aún ante el cierre de la actividad no esencial desde mañana y durante 15 días”.

El teniente de alcaldesa resalta algunas medidas de apoyo puestas en marcha por el Gobierno central, como es el la prórroga de los ERTE y de la prestación por cese de actividad de los autónomos hasta el 31 de mayo, “pero es necesario la Junta de Andalucía, que tiene las competencias en comercio y consumo, atienda también sus demandas de destinar ayudas específicas al sector”.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído