Lucha biológica, sembrando futuro

COAG Cádiz y la Diputación Provincial de Cádiz continúan trabajando en la búsqueda de soluciones sostenibles para erradicar las plagas y enfermedades que más perjuicios generan a los cultivos de la provincia

Lucha biológica, sembrando futuro.
Lucha biológica, sembrando futuro.

El cotonet, el piojo de California, los trips o la mosca blanca son el enemigo a batir en los campos e invernaderos de hortícolas y cítricos de la provincia de Cádiz. Se trata de seres minúsculos, pero tremendamente dañinos que le plantan dura batalla, en alianza con hongos muy agresivos como el mildiu y el oídioen la vid, a los agricultores gaditanos.

Estos invasores suponen un perjuicio para la agricultura social y profesional de la provincia de Cádiz, que cuenta con una superficie de 743.000 hectáreas cultivadas, en la que destacan cultivos de alto calado socialcomo los tubérculos, hortalizas, olivar, flor cortada, viñedo, cultivos industriales  y pastos para el ganado, superando la producción final agraria de la provincia los 650 millones de euros, con más de 900 empresas y más de 20.000 personas viviendo directamente de la actividad agraria, a los que hay que sumar 35.000 que trabajan en la agroindustria. Un sector importante para la provincia que en 2020 generó 55.000 contratos.

Calabacín.
Calabacín.

Por ello, desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- de Cádiz, en colaboración con la Diputación Provincial de Cádiz, que aporta una subvención en apoyo a la agricultura gaditana, continúan trabajando un año más en la búsqueda de soluciones sostenibles para erradicar las plagas y enfermedades que más perjuicios generan a los cultivos de la provincia.

Y esa solución parece ser que encuentra respuesta, según los alentadores resultados del proyecto de la organización agraria y la institución provincial, en la lucha integrada de plagas, dando prioridad a la lucha biológica, que consiste en introducir de forma controlada organismos vivos que acaben con las plagas.

Lucha biológica.
Lucha biológica.

Durante este año se ha desarrollado una fase más del programa Prácticas de lucha sostenible contra plagas en la agricultura gaditana. En esta ocasión, se han seleccionado cultivos y localizaciones de la provincia para los que los agricultores han demandado soluciones a problemas de plagas y enfermedades muy concretos y de difícil control, que han mermado la cantidad y/o calidad de las producciones, y que han aceptado el reto de participar en la Lucha Integrada.

Así, COAG Cádiz ha trabajado mano a mano con productores de calabacín y sandíaen la comarca de Costa Noroeste, concretamente en invernaderos de Chipiona, en viña ecológica de la Campiña de Jerez, localizada en Trebujena, y en los cítricos de la comarca del Campo de Gibraltar, exactamente en Castellar de la Frontera.

Viña ecológica.
Viña ecológica.

En el caso de la viña ecológica, para hacer frente al mildiu y al oídio, principales enfermedades fúngicas aéreas, se han utilizado en el programa alternativas naturales, productos que no contienen azufre ni tampoco cobre, cuyo uso está limitando paulatinamente la Unión Europea.

Los resultados, tras la vendimia, han sido óptimos, comprobándose la eficacia de tratamientos basados principalmente en sustancias naturales como, la lecitina de soja y el bicarbonato de sodio entre otros y el extracto de plantas como la mimosa y el Equisetum (cola de caballo).

Juan Francisco Pulido 'El Piraña'
Juan Francisco Pulido 'El Piraña'

Juan Francisco Pulido ‘El Piraña’

“Es una buena alternativa. Hay que seguir trabajando en la lucha integrada”. Uno de los viticultores de Trebujena que ha puesto a disposición del programa de lucha integrada su viñedo ecológico ha sido Juan Francisco Pulido, conocido como ‘El Piraña’. En la hectárea en la que se ha utilizado la lucha integradase ha obtenido una buena cosecha de 12.000 kilos, “en una viña de 20 años”, puntualiza. Muestra su satisfacción por la experiencia y afirma que se trata de “una buena alternativa que da más vigor al cultivo y protege de enfermedades”, por lo que “hay que seguir trabajando e investigando en este sentido. Ése es el camino”. Asimismo, señala que de estas uvas saldrán buenos vinos de calidad, “gracias a un mosto ecológico y libre de residuos que han ido a tres bodegas: Cooperativa Virgen de Palomares, Bodega Poniente y para el vino del propio Piraña y Antonio Barbadillo,‘Sombrajo’.

Las prácticas de lucha biológica en cultivos hortícolas de invernadero llevadas a cabo en Chipiona han tenido como objetivo prevenir enfermedades víricas. Para ello, se han realizado introducciones de diferentes Organismos de Control Biológico (OCB), depredadores y parasitoides,que controlen los insectos plaga que las provoca.Se ha realizado el seguimiento y evaluación de las principales plagas y su impacto en el cultivo, seleccionándose finalmente los OCB que mejor se han adaptado y mejores resultados han obtenido para el control de dichas plagas.

Lucha biológica en Chipiona.
Lucha biológica en Chipiona.

En lo que se refiere a los cítricos de Castellar, se ha hecho uso de la lucha biológica para el control de plagas relacionadas con la merma de calidad de los frutos, introduciéndose OCB seleccionados para cada una de las plagas que los provocan. Se han obtenido buenos resultados de control de las plagas, para conseguir que los frutos presentenbuenas características para su comercialización y consumo.

Viña.
Viña.

Por tanto, una vez más, el programa Prácticas de lucha sostenible contra plagas en la agricultura gaditana suma y sigue, volviendo a dar sus frutos gracias a su apuesta por la lucha biológica, que siembra así futuro para la agricultura y, por ende, para la provincia de Cádiz.

Sobre el autor:

Marga Segura

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído