Rota como epicentro de la pizza

La localidad celebra la primera edición de un festival dedicado a un plato que aquí cocinan con su particular toque, haciéndola diferente a la italiana

Una pasada imagen del primer festival de pizza en Rota.
Una pasada imagen del primer festival de pizza en Rota.

 

Hace más de 50 años que abrió la primera pizzería en Rota, indudablemente para responder a una necesidad creada en la localidad por la proliferación de americanos por sus calles, procedentes de la Base Naval. EEUU tiene hasta su Pizza National Day —el 9 de febrero— y un 94% de los estadounidenses aseguran haberla probado alguna vez. Con estos ingredientes, no es raro que el municipio fuera uno de los primeros de la provincia en contar con pizzerías. Los 27 negocios dedicados a esta especialidad que tiene en estos momentos hacen de Rota una de las localidades con más pizzerías por habitante del país —una por cada poco más de 1.000 personas—, situándose incluso por delante de la italiana de Nápoles, la Meca de este plato que con el paso de los años tiene sello propio roteño.

 

Por eso no es de extrañar que se celebre el I Festival de la Pizza, un evento que pretende realzar y dar a conocer la singularidad de un plato nacido en Italia y cocinado aquí de forma especial. La Pizzería —así se llama el negocio— de la calle Higuereta, propiedad de Manuel Aparicio, nacida en los años 60, sirvió de escuela para muchos de los hosteleros que ahora se dedican a este mundillo. No se sabe si fue la primera pizzería de la localidad —el autor Agustín de la Poza dice, en su libro Base Naval de Rota, 60 años, a medio camino entre la anécdota y la historia, que ese honor lo ostenta el Dutch Club del napolitano Vicente Trinche—, pero quizás sí la que tiene más trascendencia. Baltasar Salas comenzó a trabajar con Aparicio en los años 70 y allí aprendió los secretos de este plato.

 

Desde finales de los 80 tiene en La Costilla su propio negocio, Pizzería Gallego, cuyo stand ocupa una de las esquinas de la plaza de la Cantera, escenario principal del evento organizado por el Ayuntamiento de Rota, con la colaboración de Diputación y el apoyo de los hosteleros. Allí sirven porciones de pizza por un euro, precio único estipulado para esta cita. “Esto tan barato y si hace buen tiempo… es un puntazo, una maravilla”, señala Salas, que prefiere guardarse para sí mismo el secreto del éxito de su pizza. Eso sí, apunta que “la masa que hacemos aquí es más crujiente, y tenemos la ventaja de que cada cliente elige cómo le gusta la pizza”. Además, el hecho de tener una “carta extensa” con otros platos hace que el atractivo de estos negocios sea mayor. “Si viene una familia con su hijo, el niño se come una pizza, pero el padre puede comerse un chuletón o algo de pescado”, señala.

 

Un discípulo de Baltasar es Antonio Martín, quien trabajó con él en el Gallego, pero que hace nueve años decidió emprender su propia aventura empresarial fundando la pizzería Parra’s. “Sigo con la misma línea de pizzas que hacía allí: la masa crujiente, buen queso, la salsa, que tiene truco…”, señala, aunque también se lo reserva, cómo no. Ahí está el quid de la cuestión. Su stand ofrece varias opciones a los amantes de este plato, que pueden optar por una porción de jamón con pepperoni, cuatro quesos, jamón y champiñones, bacón y chorizo o jamón y hamburguesa. Difícil elección.

 

En el extremo opuesto de la plaza está Manuel Verano, de Pizza & pasta de verano, quien al volver de la mili, hace 25 años, decidió abrir su propio negocio, después de trabajar desde los 13 años en la pizzería de su tío. “Era muy pequeña, de 40 metros cuadrados”, recuerda, pero ahí empezó una historia que a día de hoy continúa. ¿Cuál es el secreto? “Mucha paciencia”, responde. Y también “echarle imaginación, tener la mente abierta a sabores y texturas”. Como la que le echó cuando incluyó en su carta la pizza El padrino (Corleone), que define como una “ensalada templada” que lleva lechuga baby, tomates cherry y vinagreta de frutos secos. “La clave es darle un toque personal a tus pizzas”, comenta, “y el cariño que se le pone”, dice mientras suena de fondo una de las canciones que interpreta el grupo local Monotors, subido al escenario de la plaza de la Cantera, que se reproduce en la plaza de Jesús Nazareno, que da a la playa de La Costilla, gracias a una pantalla gigante y unos altavoces situados estratégicamente.

 

Muy cerca está el puesto de José Antonio Verano. Me gusta. Así se llama su pizzería, fundada en 1986, “de las más antiguas que quedan en Rota”, dice orgulloso. “Cuando la monté tenía 20 años, recién acabada la mili”, recuerda. Entonces, “había mucho trabajo por los americanos, mucha demanda de pizza”. Ahora son muchas más, hay más competencia, aunque resiste a pesar de todo. “Trabajar mucho y aguantar”, es su fórmula. La pizza que más le piden, dice, es una que lleva chorizo y hamburguesa, “aquí gusta la grasa”, y defiende la forma que tienen de cocinar esta especialidad en la localidad roteña. “Es muy diferente a la italiana, la masa es crujiente, más trabajada”, señala, “le echamos especias, no tiene nada que ver”.

 

Verano es de los que piensa, como otros de sus compañeros hosteleros, que el Festival de la Pizza “durará bastantes años”, en vista de la buena aceptación que tuvo en su inauguración, cuando no daban abasto para dar de comer a los numerosos visitantes llegados desde toda la provincia. Por eso Fabián Martín, de pizzería La Forestal, araña como puede unos minutos para atender a lavozdelsur.es. Fue hace 20 años cuando, junto a su hermana y su cuñado, abrieron un negocio que da de comer a dos familias. “El secreto es la constancia, el trabajo, y mantener siempre la misma línea”, dice Fabián, que no para de innovar. ¿Una pizza que lo diferencie? “La Ironman, que lleva doble de queso, pollo y huevo duro, es proteínica pura para los triatletas”, señala.

 

 

Los once empresarios que participan en esta primera edición del Fesstival de la Pizza de Rota, diez de la propia localidad y uno de Cádiz, se distribuyen en otras tantas carpas situadas en las plazas de la Cantera y de Jesús Nazareno. “Es un evento que veníamos demandando desde hace tiempo”, expresa Juan Alberto Izquierdo, presidente de la Asociación Local de Empresarios, Comerciantes e Industriales de Rota (Aeciro), quien pide a “la prima Gisella —nombre del temporal— que se quede en Madrid y podamos venir con la familia a este evento”, apunta durante la inauguración. El diputado provincial responsable del Área de Desarrollo Económico, Jaime Armario, destaca “la pasión que se ha puesto en este evento”, por lo que espera que éste sea “el primero de muchos años”.

 

El alcalde de la localidad, José Javier Ruiz Arana, gran impulsor de este festival, cree que se vivirán “cuatro días intensos” en torno a la pizza, y apuesta por “desestacionalizar” el turismo y aportar una cita más al calendario festivo de Rota. El éxito de la presentación en sociedad invita a ser optimistas. “Está todo el mundo encantado”, dice Julián, de Roti Park, quien acompaña a Pizzi, la mascota creada para la ocasión, que no para de hacerse fotos con los más pequeños. Hasta el domingo tienen tiempo.

 

El I Festival de la Pizza de Rota se celebra entre los días 15 y 18 de marzo. La programación completa se puede 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído