Estos son los seis mejores pueblos blancos para visitar en Cádiz según 'Lonely Planet'

La Iglesia de Santa María, desde el mirador de la plaza del Cabildo, en Arcos. Autor: Turismo Andaluz
La Iglesia de Santa María, desde el mirador de la plaza del Cabildo, en Arcos. Autor: Turismo Andaluz

Si ya la prestigiosa guía internacional de viajes Loney Planet, eligió la provincia de Cádiz como uno de los mejores destinos para viajar en 2020, ahora se deshace en elogios hacia los que considera los seis mejores pueblos blancos de Cádiz para visitar, recogidos en un listado como una de las rutas más atractivas para descubrir en Andalucía.

Castillos con siglos de historia, casas de tejados rojos, callejones encalados, acantilados que despiertan el alma y una historia fascinantemente volátil, son algunas de las estampas que han enamorado a los editores de esta guía de viajes, muchas de ellas localizadas en la zona de la sierra gaditana. Vejer, Arcos, Grazalema, Zahara de la Sierra, Olvera y Setenil de las Bodegas son esos “tesoro por descubrir”.

En este amplio reportaje destacan que el encalado de sus paredes se remonta al siglo XIX y se hacía para bloquear el sol y para desinfectar. De ahí que estas poblaciones, la mayoría serranas, se hayan ganado el título oficial de “pueblos blancos”. Asimismo, recuerda que durante dos siglos, “estos pueblos fortificados vivieron a caballo sobre la siempre cambiante frontera entre cristianos y musulmanes”.

Vejer de la Frontera

Vista general de Vejer de la Frontera (Lonely Planet).

De él dicen que “la magia flota en el aire” y destacan la tangible influencia árabe. Las puertas de piedra originales,  las murallas del siglo XV o la Iglesia del Divino Salvador que, junto con el castillo, forman un “matrimonio arquitectónico” del arte mudéjar del s. XIV y del gótico del s. XVI. Además, tras un corto trayecto en coche se llega a Los Caños de Meca, El Palmar y Zahara de los Atunes.

Arcos de la Frontera

Elegido como uno de los pueblos más bellos de España, Arcos se extiende a lo largo de un risco escarpado. Su casco histórico está formado por “estrechas y evocadoras calles”. Recomienda visitar la Plaza del Cabildo donde se encuentra el “vertiginoso” mirador que da al río Guadalete.

Grazalema

Bella imagen de Grazalema (Lonely Planet).

Un pueblo con encanto enclavado entre montañas. Ideal para practicar senderismo. Aconseja subir los 500 m hasta la ermita de El Calvario, en ruinas y del s. XVIII; completar la ruta de El Pinsapar que pasa entre pinsapos de color verde oscuro o conquistar la cima más alta de la provincia, El Torreón. Es famoso por su miel, sus quesos de montaña y por las fuentes visigóticas, además de sus mantas de lana, de las que se puede saber casi todo en el Museo Textil.

Zahara de la Sierra

El pueblo blanco de Zahara de la Sierra (Lonely Planet).

Situado sobre el Puerto de las Palomas, de 1.357 m de altitud, Zahara es uno de los pueblos blancos más bonitos de Cádiz. El colorido de sus buganvillas contrasta con el blanco de las paredes encaladas. Una de las rutas más famosas de la Sierra de Grazalema es la Garganta Verde en la que se pueden contemplar enormes buitres leonados que sobrevuelan el lugar.

Olvera

Olvera, único pueblo de Andalucía candidato a convertirse en Capital del Turismo Rural 2021.
Olvera, único pueblo de Andalucía candidato a convertirse en Capital del Turismo Rural 2021.

Olvera destaca entre hileras de olivares en la linde norte del Parque Natural Sierra de Grazalema. Antaño fue refugio de bandoleros. Lonely Planet recomienda visitar el Castillo Árabe, del siglo XII; la iglesia neoclásica de la década de 1840; el Santuario de los Remedios , del s. XVII; y la fascinante Casa de la Cilla, que acoge el museo de La Frontera y los Castillos.

Sin embargo, según recoge la guía, la mayoría de los visitantes acuden a Olvera por la famosa Vía Verde de la Sierra, la ruta favorita de las 23 antiguas vías ferroviarias en desuso reconvertidas en senderos ciclistas más o menos llanos.

Setenil de las Bodegas

Una de las impresionantes calles de Setenil de las Bodegas (Lonely Planet).

Lo más peculiar de este pueblo son sus casas cueva que, además, sirvieron en 1484 como refugio cuando los cristianos tuvieron que forzar un asedio de quince días para recuperar Setenil de manos árabes. Muchas de ellas son ahora animados bares. La imagen de sus calles esculpidas en la montaña es una de las más bellas de cuantas se pueden contemplar en la provincia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído