Genatur ofrece desde 1998 rutas por los parques naturales de la provincia y talleres sobre educación ambiental.

Conocer el proceso del descorche sobre el terreno, en plenos Montes de Propios, pasear por los viñedos del Marco de Jerez mientras se explica el proceso desde que se recoge la uva hasta que llega a la botella, ver en directo el proceso del ronqueo del atún en Barbate, visitar El Pinsapar en plena Sierra de Grazalema o ser testigo presencial de la berrea del ciervo en el Parque Natural Los Alcornocales. Todas estas experiencias ofrece Genatur, una empresa con sede en Jerez que se dedica al turismo de naturaleza, algo que lleva haciendo desde 1998.

Aunque la idea surgió antes. Hacia 1995. Entonces, unos pocos amigos con “inquietudes por la naturaleza” y la educación ambiental, como cuenta José Contero, gerente de la empresa, empezaron a darle forma a lo que es hoy en día una de las iniciativas privadas con mayor impulso y posibilidades en este ámbito en toda la provincia.

Francisco Sánchez Padilla y Francisco Javier Pérez Rosado son las otras dos patas del triángulo sobre el que gira ahora Genatur. El primero, biólogo, el segundo, ingeniero técnico agrícola, y Contero, técnico en salud ambiental. Los tres socios componen el triángulo central de la cooperativa, además del equipo de trabajadores que compone la empresa, que rondan la decena. Eso los fijos, para las distintas actividades tiran de una veintena de monitores, entre biólogos, educadores, ornitólogos, agrónomos, ambientalistas y demás profesionales, con los que van contando.

A final del curso escolar están en temporada alta. De hecho, Contero define la educación ambiental como la “columna vertebral” de Genatur. A las charlas y talleres impartidos en centros escolares suman seminarios y jornadas temáticas sobre desarrollo sostenible o agricultura ecológica.

“Empresas parecidas a esta han crecido como setas, la competencia es feroz, por eso hay que vigilar el intrusismo”, sostiene José Contero, que apunta: “Nosotros intentamos dar calidad, con grupos reducidos”. Los mimbres están. De hecho, Contero cree que la provincia es “en valores naturales de las más completas de toda Andalucía”. Y eso intentan aprovechar.

Además de las rutas guiadas y las actividades educativas, Genatur también se encarga de gestionar equipamientos de uso público. Llevó durante diez años el aula de la naturaleza El Picacho, en el Parque Natural Los Alcornocales, el punto de información del Parque Natural del Estrecho, durante tres años, y ahora mismo el  centro de visitantes del Parque Natural Sierra de Grazalema, el Ecomuseo del Agua de Benamahoma y el jardín botánico El Castillejo en El Bosque, incluidos dentro del Parque Natural Sierra de Grazalema.

“Esto es camina o revienta, tenemos recorrido pero no podemos tirar la toalla”, dice Contero, que cuenta que a pesar de la crisis y de que las familias “gastan menos en ocio”, ellos aguantan como pueden. Y para eso no les queda otra que diferenciarse. Con sus excursiones, que quieren que sean tan didácticas como divertidas, intentan hacer cambiar la mentalidad de los que acuden a ellas. “La educación ambiental tiene una máxima: a través del conocimiento se cambian comportamientos”, explica el gerente de Genatur, que remata: “Lo que se conoce se aprecia y se quiere, y es lo que vamos buscando”. Con esta empresa, “no estamos por negocio”, dice, “porque no lo es”.

Ellos apuntan que “hay que resistir el envite”, ya que no ven brotes verdes “por ningún lado”. Pero persisten en su empeño de seguir ofreciendo rutas, todas las semanas tienen varias, trabajando con productores locales, con otras empresas para “crear sinergias”, todo para “intentar transmitir el conocimiento y el respeto por la naturaleza”. Por eso son empresa madrina del Zoobotánico de Jerez y, además de las rutas y la vocación formativa, se encargan de hacer la señalética de parques naturales –como el de Los Alcornocales o la Sierra de Grazalema– o de monumentos, como el Alcázar de Jerez.

Su labor, tras muchos años, ha sido reconocida. En el año 2011 le concedieron el galardón al desarrollo Sostenible por su trabajo de educación ambiental en Los Alcornocales y hace unos meses el Patronato Provincial de Turismo de la Diputación de Cádiz le concedió una distinción en el Día Mundial del Turismo por su contribución al “desarrollo turístico de la provincia de Cádiz”. Algo que les impulsa a seguir trabajando.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído