actuacion_teatro_tartesos
actuacion_teatro_tartesos

Un grupo de padres y madres del CEIP Tartessos se lanzan a las tablas con el objetivo de recaudar dinero para mejorar el colegio de sus hijos y conseguir alimentos para las familias necesitadas de Jerez.

Se apagan las luces y se abre el telón: una Campanilla de grandes alas se queda dormida al borde del escenario mientras lee un cuento. De pronto, todos los príncipes, princesas, brujas y genios de las historias clásicas de Disney comienzan a escaparse de las páginas del libro para encontrarse frente a cientos de niños que asisten embelesados desde las gradas del teatro. Pero este no es un teatro normal: Los personajes no son actores ni actrices profesionales, son papás y mamás del colegio público Tartessos de Jerez, que pusieron en marcha esta peculiar iniciativa con el objetivo de recaudar fondos para poder hacer frente a las mejoras del colegio de sus hijos. Han tenido un éxito rotundo e inesperado: en el último año han actuado para varios colegios de Jerez y no sólo han podido arreglar las instalaciones de su centro sino que han recaudado más de mil kilos de comida para comedores sociales de la ciudad.

“Todo comenzó como una actividad cultural para la semana del libro”, me cuenta Gemma Mateos, mamá que interpreta a la princesa Elsa en la obra de teatro: "Tuvimos tanto éxito que decidimos volver a representar la obra para otros colegios que se interesaron, pidiendo la cantidad simbólica de cincuenta céntimos por niño y la aportación de 1 kg. de alimentos con fines solidarios”. Y la respuesta, una vez más, fue todo un éxito.

“El Centro Social Blas Infante nos cedió el uso de su salón de actos para representar la obra, ya que en nuestro colegio el salón de actos actualmente se usa como comedor para los niños, de manera que era inviable hacerlo alli” me explica Verónica Guerero, Presidenta de la AMPA del colegio.

Gracias al dinero recaudado en la obra de teatro, el colegio pudo afrontar reformas que llevaba tiempo necesitando: “Era urgente pintar la fachada del colegio, pero la Junta sólo se hacía cargo de una parte, nosotros teníamos que alquilar las grúas y era un gasto enorme, imposible de afrontar por las familias. Con el dinero conseguido en las actuaciones pudimos no sólo pintar la fachada, también compramos material deportivo nuevo para los alumnos, como balones o porterías, afrontamos los gastos de la fiesta de fin de curso y compramos las agendas escolares para el siguiente año”. me cuenta Verónica. “Los colegios a veces se caen a pedazos y los padres y madres no podemos esperar, tenemos que inventar soluciones”.

Me invitan al ensayo general previo a la actuación. Todos se distribuyen nerviosos y contentos por el escenario, colocando decorados, repasando posiciones y ensayando coreografías en grupo. Aladín y Blancanieves han tenido que ser sustituidos en el último momento porque los padres que los interpretaban no han podido compaginar los horarios de sus trabajos con los de la actuación, pero los nuevos se han aprendido el guión perfectamente y ensayan sus escenas. Tienen incluso un pajarito de verdad que actúa con Blancanieves como si lo hubiera hecho toda su vida: “Se llama Pepa”, me explica su dueña mientras la lleva posada tranquilamente al hombro. “Es una gran estrella, los niños alucinan con ella cuando la ven salir al escenario”.

"Las mamás costureras hicieron el vestuario, los peluqueros se ofrecieron a ayudar con el peinado y maquillaje... es un trabajo en equipo donde todo está hecho con mucho amor y cada uno aporta lo mejor que sabe hacer”

“Ninguno de los que estamos aquí tenemos nada que ver con el mundo del espectáculo, somos padres y madres, enfermeras, taxistas, amas de casa… es muy complicado coordinar nuestros horarios para cuadrar los ensayos”, me cuenta Gemma. “Todos los decorados, que como ves son muy sencillos, los hemos fabricado nosotros mismos. Las mamás costureras hicieron el vestuario, los peluqueros se ofrecieron a ayudar con el peinado y maquillaje... es un trabajo en equipo donde todo está hecho con mucho amor y cada uno aporta lo mejor que sabe hacer”.

Y todo ese esfuerzo se traduce, sin duda, en un éxito total al día siguiente: esta vez actúan para los colegios públicos Manuel de Falla y Blas Infante, en dos pases diferentes durante la mañana. Pese a que no hay microfonía, apenas efectos especiales, y muchos de los elementos de la historia son articulados por los gestos de los actores y la imaginación de los niños, ellos se sumergen totalmente en la obra y reconocen entusiasmados a los personajes cuando aparecen en escena. En los altavoces suenan las canciones más conocidas de cada cuento y los actores bajan a danzar por los pasillos del aforo, bailando y mezclándose con los niños que se vuelven locos. Para finalizar, los seres de fantasía lanzan un mensaje muy claro a los pequeños: "Hay tiempo para todo, menos pantallas y más leer libros, ¿lo prometéis?” Todos gritan que sí a la vez mientras aplauden.

“Intentamos que haya un buen equilibrio entre diálogos y música, que sea una obra amena para los más pequeños y la disfruten al máximo", me cuentan. “Esta vez hemos subido el precio de la entrada a 1 euro y con lo recaudado vamos a invertir un poco en la obra, para añadir más decorados, pagar el alquiler de la máquina de humo y mejorar un poco el vestuario de los personajes”. Y es que estos padres van a seguir actuando el año que viene, esta vez con repertorio nuevo y mucha más experiencia después de un año de ensayos y actuaciones.

Los más de 1.000 kilos de alimentos recogidos en las diferentes actuaciones han sido donados a Cáritas de Ntra. Señora de Los Dolores y Cáritas de Ntra. Señora de Las Viñas. “Es difícil encontrar el tiempo para sacar todo esto adelante” me cuentan, “pero la recompensa es maravillosa y muy gratificante. Si con esto podemos conseguir que los que necesiten tengan un poquito más y hacer felices a los niños ese día, ya merece la pena”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído