javierfergo_juvelandia_03
javierfergo_juvelandia_03

Ifeca acoge hasta el próximo cuatro de enero la feria infantil en el que niños y padres disfrutan en familia.

El aroma del algodón de azúcar se fusiona con el de los buñuelos que fríe Luis. Los chillidos de los más pequeños se alzan por encima de la canción de Pitbull que suena en los coches tropezones. Después de veinte ediciones consecutivas, el palacio de congresos de Ifeca acoge un año más Juvelandia, el evento por excelencia de todas las navidades que hace las delicias de niños y mayores.

Las puertas del evento se abrieron el pasado 15 de diciembre con la llegada de los alumnos de los colegios de la ciudad, logrando alcanzar un gran nivel de asistentes que ha ido en la misma línea hasta la fecha de hoy. Será el próximo 4 de enero cuando las puertas de Ifeca clausuren el evento, tiempo suficiente para que el público pueda disfrutar de esta lúdica cita.

María regenta una de las tómbolas que se encuentran en el paseo principal. Después de unos primeros días de mucho estrés consigue respirar un poco ante la alegría de tantos niños que han visitado su puesto. “Los primeros días han sido de locos. Los colegios reservaron su día y esto se llenó por completo. Ahora mismo la cosa está un poco más paradita pero siempre se acerca alguien para intentar llevarse un peluche para casa. Juvelandia es una bonita ocasión para que los padres y los niños pasen más tiempo juntos y los adultos sigan conservando el espíritu infantil que siempre sale con más asiduidad en navidad”, cuenta.

Talleres, una ludoteca para los más pequeños con múltiples actividades como la zona de maquillaje, los juegos de magia o zonas deportivas e hinchables, son algunas de las atracciones que se pueden disfrutar durante estos días. Dos de las novedades de este año son una montaña hinchable en la que los participantes pueden sentirse como auténticos escaladores, además del circo, un lugar en el que los payasos hacen disfrutar a todo el público que se sitúa en las gradas. No hay animales, pero sí mucho talento para el disfrute de los niños como Manuel, que aplaude por primera vez las peripecias del señor de la nariz de rojo.

Beltrán es el segundo año que asiste a Juvelandia. Desde hace dos años trabaja para una empresa de animación en la que los castillos o el futbolín humano son algunas de las principales bazas. “Sigue viniendo cada año la misma cantidad o incluso más personas que en otros periodos. La crisis ha afectado, pero sigue viniendo gente a disfrutar con lo que aquí se puede encontrar. Los niños lo pasan como locos aquí dentro, se tiran en plancha en el futbolín para rematar un gol de cabeza. He visto incluso cómo hasta las nueve menos un minuto han querido aguantar con sus padres jugando. Es normal porque esto es diversión para todos ellos. Las novedades que hay este año han mejorado lo que había por ejemplo el año pasado”.

La pasada edición de Juvelandia se clausuró superando las 35.000 visitas. Para acondicionar el recinto a la perfección, el evento cuenta con la gran colaboración de voluntarios que se dedican a hacer las delicias de los niños. Jesús es el primer año que colabora en las labores lúdicas, algo que para él significa mucho. “Me gusta mucho poder trabajar aquí con niños. Durante el año soy monitor de actividades en un club que realiza proyectos antibullying, donde ayudamos a niños con dificultades en estos temas. Los niños aquí en Juvelandia no paran de correr de un lado a otro, hay diversas actividades para todo tipo de edades y me hace recordar mi infancia cuando venía por aquí con mis padres”.

Otras de las zonas que se pueden disfrutar en el interior del recinto es el taller de restauración de alfarería, un espacio de cocina para los más pequeños donde pueden conocer los hábitos saludables de cocina o también el de educación vial impartido por la Policía Local de la ciudad, donde algún chaval de los que se acerca ya apunta maneras para hacer cumplir la ley en el futuro.

La labor social es otro de los aspectos que este año se sigue teniendo en cuenta un taller de sensibilización para prevenir el bullying, en el que los niños conocerán herramientas para prevenir el acoso escolar. Orientado hacia la defensa personal a través de juegos o dinámicas, permite que los más pequeños combatan esta injusticia social por la que atraviesan los jóvenes del mañana en sus centros escolares o institutos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído