10 recomendaciones que nos advierten de la importancia del juego en los niños y de tomarnos muy en serio lo que se les regala.

Ya vienen los Reyes Magos, ¿traerán todo lo que han pedido los niños en su carta?

Ejercer de Reyes Magos para los más pequeños de la casa es una tarea que puede convertirse en el mayor de los disfrutes (pensar que vamos a acertar es muy gratificante) o el mayor de los sufrimientos (por la ansiedad que genera saber que no tendrán lo que piden). En cualquier caso es un “trabajo”que debe hacerse con la ilusión de cumplir sus deseos pero de forma responsable, sin perder la cabeza.

Leía hace unos días una interesante reflexión sobre las cartas de Reyes convertidas en listas de la compra a las que los padres atienden sin plantearse nada más allá que el cumplir todas y cada una de las peticiones de los niños (una reflexión por otra parte válida para cualquier momento del año). Me pareció muy triste. Me imaginé a los padres haciendo acopio de este o el otro juguete y tachando de la lista los que iban comprando. Me imaginé a los padres angustiados porque todavía les faltaba algún juguete de la lista. Me imaginé a  niños plenamente satisfechos el 6 de enero si la lista llegaba completa. Y me imaginé a niños convertidos en tiranos, quejándose  y prestando más atención al juguete que faltaba que a la otra montaña de regalos que sí dejaron los Reyes Magos.  Vaya, ya va a tener el niño el trauma y va a recordar toda la vida que el 6 de enero de 2017 Melchor no le trajo lo que había pedido.

Dicen los expertos que es un error escoger los juguetes que se regalan a los niños basándose únicamente en sus peticiones, muchas veces demasiado marcadas por la publicidad y las modas (que por definición son pasajeras). Esto genera compras compulsivas y acumulación de juguetes con los que, según cuentan los propios padres después, “sólo juegan dos veces”.

Dicen los expertos que es un error escoger los juguetes que se regalan a los niños basándose únicamente en sus peticiones, muchas veces demasiado marcadas por la publicidad y las modas

Hay que encontrar el equilibrio. Lo digo como madre-reina maga que en ocasiones se ha visto arrastrada por esa corriente de regalarles lo que han pedido aun sabiendo que se convertiría en el trasto del año. Y lo digo también como niña de los 80 “traumatizada” porque los Reyes nunca le trajeron el Auto Cross 5 velocidades que pedía cada año, seguramente porque estaba en el escaparate de Álvarez donde colocaban los juguetes de niño y no los de niña. Alguna vez  les recriminé a mis padres que este era el motivo por el que no me saqué el práctico del exámen de  conducir a la primera. Bromas aparte, no viene mal darle alguna vuelta a la carta de los Reyes y dedicarle un tiempo a ser selectivos y pensar  bien lo que se compra.

El día de Reyes es un día de ilusión, para los pequeños y para los mayores. Tal como está montada la sociedad de hoy podemos insistir en que ha perdido mucha magia, en que ya no es igual que antes porque hoy los niños tienen de todo y la tarea de sorprenderlos se convierte en algunos casos en una odisea, en que hay mucho regalo de compromiso…En todo lo que se os ocurra que desvirtúa la esencia misma de lo que tiene que ser regalar. No podemos permitir que esto ocurra porque, al menos para mí, el recuerdo de los días de Reyes es uno de los más especiales que se pueden compartir en familia.

La carta de los Reyes no puede ser una lista de la compra sin más. A lo mejor el trabajo debe ser previo, que los niños aprendan a valorar lo que tienen y lo que les aporta. Cuando los niños crecen ellos mismos se vuelven selectivos  y críticos con el bombardeo que sufren en estas fechas desde todos los flancos. Pero mientras que esto llega es un trabajo que va incluido en nuestra condición de padres.

Buy less, choose well, make it last. Eso dijo en su día Vivienne Westwood, (la diseñadora británica responsable de la estética del movimiento punk) para concienciar hacia el consumo responsable en el mundo de la moda. A mí me parece un buen criterio aplicable en muchos ámbitos. Los Reyes Magos también debieran comprar menos, elegir bien y apostar por lo duradero.

Para escoger bien y acertar, aquí tenéis 10 recomendaciones directamente extraídas de los consejos de los expertos. 10 recomendaciones que nos advierten de la importancia del juego en los niños y de tomarnos muy en serio lo que se les regala.

1. No solo tener en cuenta los intereses del niño, planteándose cómo un determinado juguete puede fomentarle la curiosidad y qué cosas interesantes le descubre.

2. Los juguetes no son para que los niños jueguen solos. Los padres tienen que implicarse.

3. Cada edad tiene necesidades lúdicas diferentes.

4. Potenciar al máximo los materiales y juguetes no estructurados, sin instrucciones y los más abiertos posibles para que el niño tenga un papel activo.

5. Buscar juguetes que no sobreestimulen mucho.

6. Limitar el número de juguetes.

7. Establecer unas prioridades a la hora de escoger. Tener en cuenta los juguetes que ya tienen,  sus preferencias y las capacidades que deseamos potenciar en ellos.

8. Evaluar el valor pedagógico del juguete (¡los niños aprenden jugando!)

9. Juguetes sin estereotipos de sexo.

10. Seguridad. Hay que tener en cuenta tres aspectos: las propiedades mecánicas y físicas, que no contenga materiales inflamables y que no estén elaborados con tóxicos.

Creo que una de las cosas que más sentido da a regalar es haber pensado en la persona a quien va destinado el regalo. Así también habrá una parte de quien regala en ese regalo. Habrá que pensar en los niños y no sólo en su lista.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído