foto_wodibow
foto_wodibow

100% natural. 100% ecológico. 100% artesanal. 100% km cero. 100% calidad. 100% made in Spain. Esta es la propuesta de algunas nuevas marcas de juguetes españoles que surgen después de la debacle de una industria que vivió un pasado esplendoroso pero que fue arrasada por esa gigantesca fábrica mundial de nombre China.

Hace un tiempo os hablé de cómo algunas marcas de ropa españolas están revolucionando el mercado produciendo desde aquí y triunfando fuera por su calidad y diseño. Podemos encontrar un paralelismo con algunas marcas de juguetes que van abriéndose camino lentamente porque su propia filosofía les marca el despacito y buena letra.

Estas marcas tienen en común el gusto por la recuperación del trabajo artesanal, manteniendo los conocimientos tradicionales pero adaptándolos a los nuevos tiempos, tanto en los procesos de producción como sobre todo en los de difusión y comercialización. Comparten el haber convertido la fabricación de juguetes en un proyecto vital en el que han puesto pasión y esfuerzo. Y conociendo el producto final de primera mano, puedo aseguraros que se nota.

He tenido la oportunidad de hablar con algunos de los responsables de estas marcas emergentes. Descolgar el teléfono y hablar con estos nuevos “magos” del juguete te reconcilia con el mundo. Es alentador y enriquecedor. Es hasta emocionante, por lo que te cuentan y como te lo cuentan. Historias de reinvenciones. De trabajo en equipo. De aprendizaje de carpinteros de toda la vida. De diseño y respeto al medio ambiente. De materiales naturales, madera, tintes y ceras de abeja. De familias. De magia y niños que son el futuro. De imaginación y educación en valores. De ONGs y oportunidades. De espacios vacíos que se llenan de juegos y risas. De tiempos infinitos y tornos que giran. De proximidad.

Creo que merece la pena descubrir algunas de estas historias. He escogido sólo tres ejemplos, hay otros. Sí señores, ¡ya no hay que irse a Alemania a encontrar juguetes de madera 100% naturales!

Se llaman Wodibow y I feel Wood es su grito de guerra. Desde Segovia se han propuesto llenar el mundo de mastodontes, nanodontes y juegos de madera. Les gustan los diseños sencillos pero versátiles, los que permiten muchas combinaciones a partir de elementos simples. Son respetuosos con el medio ambiente, sólo usan materiales naturales (madera, aceite de oliva, ceras) y no hacen uso del plástico porque como ellos mismos dicen es “un material que nuestro planeta no sabe digerir”. Además destinan parte de sus ingresos a asociaciones que trabajan en la conservación de los ecosistemas. En este 2015 han ganado en los Red Dot Award, premios internacionales de diseño.

Wondernology es una empresa madrileña que diseña y fabrica productos para niños que fomentan la imaginación y la educación en valores. Creen que cuidar el mundo es cosa de todos y fabrican sus productos en estrecha colaboración con ONG, dando trabajo a discapacitados.

La última de las marcas es la más joven. Grapat es una empresa familiar que trabaja desde el alto Ampurdán. Allí fabrican sus juguetes de madera, hechos según procesos tradicionales, con materiales suaves y robustos, tintes naturales que dejan entrever la beta de la madera y ceras para darles brillo. Pintados a mano y hechos en casa, buscando inspiración en la naturaleza.

Son tan especiales como parecen. Estamos en plena fiebre compradora de juguetes. Si tenéis la oportunidad investigad estas marcas, merece la pena por lo que ofrecen. Como en el caso de la ropa, me río de la diferencia de precio, de los que piensan que son juguetes caros. Estos juguetes ofrecen experiencias en todos los sentidos. Infinitos momentos de juego y la toma de conciencia de que todos podemos construir un mundo mejor. La posibilidad de que la “lentitud” con la que fueron pensados y fabricados desacelere nuestra acelerada vida.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído