Ha tenido que lidiar con la pesada burocracia, esa que tantas veces ralentiza la puesta en marcha de un negocio, y también con una obra concienzuda y no ajena a los imprevistos. Nada menos que un año y medio ha necesitado el francés Andre Bouët para abrir en plena Cruz Vieja un local que aspira a ser un referente en este encantador rincón del barrio jerezano de San Miguel.

Bistro Chacón, que así se llama, toma el nombre de don Antonio, el genial cantaor nacido en la calle Sol y cuyo busto se encuentra frente por frente a la puerta de su taberna. Francia y Jerez se unen para dar forma a un lugar en el que los jereces tendrán un papel fundamental, pero también la gastronomía, que sin ser francesa, sí que tendrá referencias y matices de la cocina gala.

¿Pero por qué bistro? Como decimos, Andre, nacido en Nantes, criado en Torremolinos, con pasado también en Madrid, Málaga y Arcos de la Frontera, donde actualmente reside, ha querido hacer un guiño a su país natal, donde por otra parte hizo carrera en la hostelería. Un bistro en Francia no es más que una taberna donde fundamentalmente se sirven vinos, acompañados de queso o de comida casera a precios económicos. Es decir, lo más parecido a algo tan jerezano como un tabanco.El destino quiso que Andre arribara a la provincia de Cádiz. Una visita a Jerez sirvió para quedarse prendido de la ciudad. “Sin ser tan monumental como Sevilla o Granada, el ambiente que hay aquí no se encuentra en otro sitio. Tiene un encanto que no se puede explicar. No sé si es por el flamenco, el vino o los caballos, pero los propios jerezanos no sabéis lo que tenéis”, señala en un español con acento galo.

Enamorado del flamenco, no se lo pensó dos veces cuando encontró un local en pleno corazón de San Miguel, el antiguo inmueble de Confecciones Carmen, en los bajos de un edificio del XIX. La obra dio comienzo a finales de 2016 y pronto comenzaron los problemas, cuando parte del techo de la finca se vino abajo. Sin embargo, con esfuerzo y paciencia —mucha paciencia en el caso de Andre— todo ha dado sus frutos. Hoy su bistro Chacón es un lugar con encanto, que ha sacado a la luz parte de un arco centenario y en el que los motivos taurinos y flamencos predominan sobre blancas paredes.El francés ha querido emprender su aventura de la mano de un compatriota, Dominique, 18 años en Jerez y con experiencia hostelera. Él será el encargado de un negocio en el que el visitante encontrará “buen producto tratado de manera sencilla que, sin ser francesa, si tendrá reminiscencias a la cocina que se prepara cruzando los Pirineos y más allá. Así, apuntan a los buñuelos de bacalao al estilo de cómo se cocinan en las Antillas francesas, o la zurrapa de sardina, algo muy típico en la Bretaña. Pero también habrá platos típicos de la gastronomía española y andaluza. Eso sí, Andre señala que hasta que no pase la vorágine de las navidades no se sentará con Dominique para cerrar la la carta. Para los jereces, el francés apuesta por los de las bodegas Cayetano del Pino y Blanca Reyes, si bien también se podrán encontrar vinos de otras denominaciones, como Rueda o Rioja.

Estando ubicado en San Miguel, Bistro Chacón no podía dejar de acoger actuaciones flamencas, aunque Andre señala que serán puntuales, ya que prefiere la calidad a la cantidad. Todo con el objetivo de ser un revulsivo en una zona que ya empieza a destacar también por su oferta hostelera. “Jerez tiene que atraer a más turistas. El futuro de la ciudad y de la provincia de Cádiz ya no volverá a ser el de la industria y la construcción, sino el turismo”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído