La quinta generación de una de las heladerías más antiguas de Sanlúcar crea sabores 'gourmet'

Helados Toni de la localidad gaditana incorpora nuevas opciones originales de la mano de la maestra heladera, Lorena Jorda

Helados goutmet en la heladería Toni de Sanlúcar.
Helados goutmet en la heladería Toni de Sanlúcar.

La quinta generación de la familia heladera al frente de Helados Toni, mítico establecimiento en Sanlúcar, se ha incorporado a la plantilla aportando nuevos aires a la oferta. La maestra, Lorena Jorda, ha apostado por sabores gourmet seleccionados que revolucionan la carta de esta heladería fundada en 1896 y promotora de la firma Carlos Bornay Verdú, que había aprendido a hacer helados en Italia.

Uno de los negocios más antiguos sanluqueños trae novedades como tarrinas de vainilla con tocino; quedo de cabra con gelatina de Pedro Ximénez y nueces; chocolate con manzanilla; o limón, lima y hierbabuena, según explica a la revista Cosas de Comé. Sabores que se suman a la tarta de queso, turrón o el emblemático Secreto del abuelo, dedicado al patriarca, hecho con una crema de flan aderezada con piñones y caramelo.

Lorena ha aprendido de su padre, Rafael Jordá, que fue uno de los más innovadores hace años cuando elaboró helados de manzanilla de Sanlúcar o sorbete de langostinos de la tierra. La familia que regenta el negocio ubicado en la plaza del Cabildo, en un principio llamado Nevería Valenciana, arriesga con sus creaciones para captar a un público atrevido que se sale de lo tradicional. 

La heladería también presenta otra novedad, tartas por encargo con formas de bombón o con la chocolatina de moda. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído