El Puma Bar, vuelta a la esencia de las tascas andaluzas: "Tradicional con un toque divertido"

El local está situado en un lugar privilegiado de la calle Relator, muy próximo a la Plaza del Pumarejo, y en frente de Gonzalo Molina, una de las tabernas insignia de Sevilla

Vicente Rodríguez y Rafa Marinelli, gerentes de El Puma Bar.
Vicente Rodríguez y Rafa Marinelli, gerentes de El Puma Bar. MAURI BUHIGAS

Hay en la calle Relator de Sevilla una ventana abierta a la amistad. Ese es el germen de El Puma Bar, dos amigos desde los cinco años que por avatares de la vida y de la pandemia actual, decidieron embarcarse en el negocio de la hostelería, bajo el compromiso de devolver al barrio la esencia de las tasquitas de toda la vida.

Rafa Marinelli y Vicente Rodríguez son caras conocidas de la farándula sevillana, vinculados desde hace años a la producción de eventos y ocio nocturno. Marinelli, hijo de uno de los miembros de los míticos Alameda, ya estaba vinculado a la comunicación gastronómica. Y Vicente, por su parte, al mundo discográfico con su sello de electrónica Flumo Recording. De esta manera, el gusto musical y los detalles están asegurados en El Puma Bar.

El 91 de Relator fue anteriormente la Barrica de Debla, especializado en cervezas artesanas. Mauri Buhigas, el tercero en discordia, aunque desde un plano colaborativo, fue quien propuso este local para el proyecto. "Siempre me había encantado y llevaba mucho tiempo cerrado, así que contactamos con el dueño del local y nos pusimos en marcha", cuenta Vicente, que se mudó al barrio poco antes de abrir.

1
El Puma Bar cuenta con una gran puerta –o ventana– de cristal desplegable.    MAURI BUHIGAS

El nombre se le ocurrió a Carolina, una vecina y amiga del barrio, que jugó con el apodo con el que se conoce a la popular plaza del Pumarejo. La propuesta ganó por mayoría popular y de camino se marcaron un neuromarketing de andar por casa por aquello de apropiarse del nombre, sin maldad ninguna. Como vecino tienen a Gonzalo Molina, capitán de una de las tabernas por excelencia de la Sevilla de hoy y la de antes.

Rafa y Vicente lo tuvieron claro desde el principio. "Queríamos devolverle al barrio todo lo que se había perdido en los últimos 15 años. Hubo un boom de hamburguesas, sushi, pizzas… Y al final la tasca y los productos autóctonos estaban desapareciendo", cuenta Rafa, quien asegura que esta demanda de la pureza también se veía en la clientela que venía de fuera, que a menos que se desviasen hacia el casco antiguo, no encontraban propuestas gastronómicas con esta fórmula.

El Pumar Bar sabe a Andalucía en toda su extensión. "Las cervezas que tenemos son andaluzas, los vinos también y las recetas son de la tierra con productos autóctonos –explica Marinelli– ya no solo las recetas típicas sevillanas, sino las de otras provincias que están por descubrir, pues cada día descubrimos un plato nuevo". Aquí predomina lo tradicional, pero con el giro y la diversión que rige en la casa.

El bar mantiene los detalles de las tabernas antiguas, como este letrero.
El bar mantiene los detalles de las tabernas antiguas, como este letrero.  MAURI BUHIGAS

Entre los destacados de la carta se encuentran, para los incisivos más carnívoros, el canelón de carrillada y queso payoyo, el ajoblanco con fruta de temporada, dedicado a paladares almendrados ávidos de higo y buena melva, o el taco de sardinilla, sobre todo en temporada de primavera-verano. "En general, todos los montaditos salen muy bien porque usamos pan muy bueno, hecho con harinas ecológicas por Fidel de Masa Bambini", agrega Vicente.

El ajoblanco con fruta de temporada de El Puma Bar.
El ajoblanco con fruta de temporada de El Puma Bar.   MAURI BUHIGAS

El sandwich cubano es otro hit de la casa, ideado por la anterior cocinera, con lleva presa ibérica loncheada de la Sierra Norte hecha a baja temperatura durante 32 horas, acompañada de una salsa de mayonesa con mostaza cordobesa de estragón, un aliño de col y pepinillo. Además, cuentan sus gerentes, han incorporado un guiso diario y dos los fines de semana. "Vamos a lanzar una carta, a propósito de la apertura del salón –con un aforo de 20 personas–, con guisos por encargo. Por ejemplo, hoy ha salido uno de garbanzos con tagarninas y una sopa de tomate", comentan. 

Están trabajando para ampliar la opción vegetariana y vegana, aunque ya cuentan con guisos y aliños que son aptos para dichas opciones. Aprovechando la apertura del salón, se plantean realizar eventos de show cooking, celebraciones y catas de vino. De hecho, el próximo viernes, 11 de febrero, tienen la primera con Bodega Descalzos Viejos de Ronda.

Sobre una barra de aluminio que compraron recientemente en un pueblo de Sevilla, reposa el tirador cartujano que Cruzcampo les dio de un estocaje sobrante que tenían en La Cartuja. En El Puma hay murales de cerámica, cartelería antigua y mucha claridad, un contexto perfecto para tomarse la primera, la última y la penúltima con un tomatito aliñao. Porque no hay quien pase por la acera y no se pare, por lo menos, a contemplar su solera tan contemporánea. 

 

Sobre el autor:

Carmen Marchena

Carmen Marchena

Gaditana. Periodista feminista por vocación y compromiso. Empecé en las redacciones de Ideal Granada y Granada Hoy. He pasado por eldiario.es/Andalucía. Parte de El Salto Andalucía desde sus inicios. Tengo dos ídolas: mis abuelas Carmeluchi y Anita. Defensora de los Derechos Humanos y la Memoria. Sin más dilación, papas con choco o barbarie.

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

filipo S Hace 9 meses
Pues sí muy guay el bar, pero nada que por las imagenes que habeis puesto se ve claramente el incumplimiento de diversas normativas urbanisticas, ese tipo de puertas abiertas de par en par de persiana están prohibidas expresamente por la ordenanza de ruidos de Sevilla además no tiene acceso adaptado a silla de ruedas incumpliendo el decreto de accesibilidad de la Junta de Andalucía. A ver si apoyamos a los empresarios serios que cumplen las normativas y no a los aficionados que incumplen co
Lo más leído