Navidad “explosiva” en el obrador de La Piedra: un cuarto de siglo de empanadas y turrones caseros

María del Carmen, sus hijas Paula y Nerea, y sus compañeras, elaboran dulces de todo tipo desde este negocio familiar que echó a andar en 1996 en El Puerto

Las pasteleras del obrador La Piedra en El Puerto.
Las pasteleras del obrador La Piedra en El Puerto. MANU GARCÍA

Aumenta la temperatura en un obrador de la avenida del Cisne en El Puerto. Las empanadas ya están calentándose en el horno de la pastelería La Piedra, a las puertas de Vistahermosa, mientras un grupo de seis mujeres en perfecta coordinación no paran quietas. Una de ellas atiende a una señora a la que se le van los ojos detrás de los dulces de la vitrina. Otra anota el encargo de una tarta que le acaban de hacer por teléfono.

Como todas las mañanas, se disponen a endulzar a los clientes que ya forman una fila para entrar en este pequeño local donde huele a Navidad. “Está rico todo”, exclama una vecina sin levantar la vista de las bandejas repletas de pasteles.

Tras el mostrador de la pastelería.
Tras el mostrador de la pastelería.  MANU GARCÍA

Detrás del mostrador, una jerezana afincada en la ciudad prepara un pedido. Las manos de María del Carmen Ramírez forman parte del equipo que está al frente de este negocio mítico que se ha ganado el cariño de portuenses, turistas y algún que otro famoso -Chabelita Pantoja apareció en sus redes sociales con una bandeja.

María del Carmen y su marido, Salvador Martín, arrancaron en 1996, hace ya un cuarto de siglo. “Empezamos a puerta cerrada, servíamos a pastelerías y restaurantes como El Cortijo o La Piedra”, cuenta María del Carmen que descubrió este mundillo gracias a su compañero de vida. Pastelero por vocación, trabajó en La Cabaña, el hotel Puerto Bahía o en la conocida panadería Gómez de Requena hasta que decidió montar su propio proyecto.

Paula elabora las tejas en el obrador.
Elaboración de palmeras en el obrador. MANU GARCÍA

Le llamó como el restaurante jerezano al que servía tartas de chocolate y galletas. “Le gustó el nombre y se lo copiamos”, bromea la pastelera a la que le apasiona aprender nuevas recetas. “Nosotras hacemos muchos cursos e investigamos por internet”, dice rodeada de bizcochos.

En 2011 el matrimonio dio un paso más y comenzó la venta al público. Desde el mismo local que habían ido adaptando poco a poco hasta convertirlo en el obrador del que han llegado a salir 1000 roscones en tres días. María del Carmen recorre el espacio en el que aprendió a “cogerle el puntillo” a este dulce navideño tan deseado en Reyes.

Paula coloca la masa de las tejas.
Paula coloca la masa de las tejas. MANU GARCÍA

En las mesas, Paula y Nerea Martín, sus hijas, están concentradas en su labor. Una coloca con cuidado la masa de las tejas mientras que la otra decora una tarta con una pinta exquisita. Ambas decidieron dedicarse de lleno a la pastelería. Lo llevan en la sangre.

A María del Carmen le viene un recuerdo de su hija embarazada y amasando un 5 de enero. “He estado aquí con ellas desde que eran muy pequeñas y ha sido una lucha familiar”, comenta junto a unos paquetes de harina. Rincón del obrador donde hace 5 años también se podía ver a su marido con las manos en la masa.

Nerea decora una de las tartas.
Nerea decora una de las tartas. MANU GARCÍA
Decoración de una tarta en el obrador portuense.
Decoración de una tarta en el obrador portuense. MANU GARCÍA

Aunque esté de baja por enfermedad, sus conocimientos están presentes en las estanterías. Un vistazo a la vitrina revela los productos más demandados. “Nuestras tartas estrella siempre han sido la de chocolate y galletas y la de tocino de cielo”, cuenta María del Carmen, sin olvidar las tejas y las empanadas, que salen cada dos por tres.

Tras el cristal se divisan dulces árabes elaborados por un pastelero marroquí que colabora con ellas desde hace 3 años.

La oferta de la pastelería La Piedra no solo cambia según las ocurrencias de la familia sino también en función de la época del año. “Hacemos buñuelos en Tosantos o torrijas en Semana Santa”. Cuando llega diciembre, brillan los pestiños, polvorones, roscones y una variedad de turrones caseros de los más originales. Desde mango y coco, nueces, chocolate y miel, hasta de pistacho.

Dulces árabes.
Dulces árabes. MANU GARCÍA
Turrones caseros en la vitrina.
Turrones caseros en la vitrina. MANU GARCÍA
Tejas.
Tejas. MANU GARCÍA

Para ellas, “las navidades son explosivas”. Es temporada fuerte y el movimiento dentro y fuera del obrador se nota.

Madre e hijas, junto al resto de compañeras, siguen adaptándose a los tiempos, “innovando”, después de una década atendiendo al público, como ellas dicen, “sacándolo de problemas”. Su filosofía es aconsejar y personalizar cada pedido. “No tenemos sota, caballo y rey, nos adaptamos a lo que nos pidan”, explica la jerezana que recibe a muchos clientes de Madrid y envía pedidos fuera de Andalucía.

Madrileños y salmantinos han probado las delicias de esta familia que continúa al pie del cañón entre ingredientes y harina.

Sobre el autor:

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído