Mamaquilla, el sueño de aires latinos de Verónica que se ha hecho realidad en Jerez

Abierto en noviembre de 2020, esta peruana que lleva una década en España, y sin experiencia previa en la hostelería, no quería dejar pasar la oportunidad de "tirarse a la piscina". Café brasileño, cóctel de pisco y desayunos salados acompañados de zumos exóticos, la apuesta junto a las Torres de Córdoba

Verónica Pastor sostiene el suculento bocadillo de asado del Mamaquilla.
Verónica Pastor sostiene el suculento bocadillo de asado del Mamaquilla. ESTEBAN

Verónica Pastor tenía un sueño, Mamaquilla, y la pandemia no lo apagó. Más bien al contrario. Porque Verónica, que aunque estudió Administración hotelera, se dedicaba a labores de oficina, vio la oportunidad de alquilar un pequeño local y abrir un bar-cafetería junto a las Torres de Córdoba, en la avenida José Cádiz Salvatierra, para proponer a Jerez desayunos saludables, ambiente de cafetería donde leer o trabajar con un portátil y conocer sabores latinos. Pastor es peruana aunque lleva una década en España. Cuenta que su familia tenía restaurantes, pero la aventura la inicia con apenas alguna experiencia en un catering familiar, no más. Guiada por su intuición, por ahora la apuesta está funcionando.

En los pasados cinco meses, desde la apertura de Mamaquilla en noviembre de 2020, ya ha tenido que vivir incluso un cierre de dos semanas. "Siempre me han gustado los locales pequeños, de tipo zumo, café, sandwiches, postres...". Esto surge "como locura del confinamiento. La gente me dice que estoy loca. Pero creo que me venía bien tirarme a la piscina".

Gastrovoz Mamaquilla ESTEBAN 016
Verónica Pastor, con empanadas, alfajores peruanos y una tarta de zanahoria.   ESTEBAN

"Intento sacar cosas de picoteo, para probar. Por ejemplo, empanadas argentinas, no solo de Perú. Como no conozco el mercado", aunque lleve seis años en Jerez, "me gusta mucho analizar lo que piensan los clientes de cada plato. Si lo terminan, si lo disfrutó". Y hasta ahora "estoy viéndolos volver a probar más, pero es duro, porque sueño con esto, con recetas, siempre dando vueltas, porque quiero saber hasta dónde puedo llegar con esto". 

En el desayuno, uno de los momentos fuertes de Mamaquilla, ha acabado introduciendo el mollete. Cuestión de que el cliente reciba lo que quiere, tradiciones que ya funcionan. Pero también cuentan con tostas saladas, desde salmón hasta aguacate, que suelen ser más propias de almuerzo. "También contamos con el bol de frutas. Y la tosta de berenjena para desayunar me encanta", señala. "Y otra que gusta mucho es la de base de hummus, que realizamos nosotros con huevo cocido y pimiento del piquillo". Los zumos, de papaya por ejemplo, "son supersanos" para empezar el día de forma diferente. "La gente que se atreve a desayunar salmón viene buscando algo nuevo, los más mayores se atreven menos, aunque siempre lo ofrecemos". El café llega también con empeño por vender sabores latinoamericanos. "Tenemos un café colombiano, otro brasileño, de Nicaragua, Guatemala... Son cafés que salen mucho en Madrid y Barcelona".

Gastrovoz Mamaquilla ESTEBAN 011
Un cóctel elaborado con pisco peruano.   ESTEBAN
Gastrovoz Mamaquilla ESTEBAN 013
José Menacho, cocinero, presenta uno de los canapés.   ESTEBAN

El almuerzo suele ser "tapa, picoteo, sandwiches o un bocadillo. Sandwich contundente para compartir, y al final acaba siendo ese almuerzo". Y un sabor puro de Perú, las patatas con salsa huancaína. "Tiene base de pimiento picante, queso fresco, leche y una salsa batida que sale se echa sobre la patata cocida, que es fría". El dulce peruano llega con el alfajor peruano, una masa dulce y rellenas de dulce de leche.

El bocadillo de asado "es pan chapata, bien grande, ternera, con pimiento, zanahoria, limón y una salsa de cebolla". Un sabor argentino "que hemos modificado con queso de cabra y canónigos. Está buenísimo. Sale para compartir en cuatro". Todo para acompañar con cervezas más comunes u otras artesanales, belgas, por ejemplo, o más cercanas, que van ampliando en número. 

El Mamaquilla, en la avenida José Cádiz Salvatierra.   ESTEBAN
El Mamaquilla, en la avenida José Cádiz Salvatierra.   ESTEBAN
Las deliciosas empanadas argentinas de Mamaquilla.    ESTEBAN
Las deliciosas empanadas argentinas de Mamaquilla.    ESTEBAN

"Lo que vendemos es servicio. Queremos que sea básico que se sienten como en casa", dice en mesas con velas y flores, algo que se ve poco en la hostelería. "Me gusta trabajar el concepto de atención". Con un local pequeño pero que ha podido decorar a su gusto, y con dos grandes ventanas para atender hacia la calle, convierten el local en un espacio diferente. 

Eso sí, una guitarra en un rincón junto a una mesa diferente, más estilosa, está preparada para que alguien se anime. Este es el tipo de café de almuerzos que buscaba Verónica. "Todavía nadie la ha tocado", y siendo Jerez, espera que llegue el momento. "Creen que es decoración. Pero no. Por eso quiero que esto sea un lugar de ambiente para todos, para que se sientan como en casa. Puse hasta una esquina con libros". Las historias de Mamaquilla aún están por escribir.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído