Cremas: el sabor de las verduras. Autor: MilcaoAsesino! (Flickr.com)
Cremas: el sabor de las verduras. Autor: MilcaoAsesino! (Flickr.com)

Tengo un vídeo de cuando era bebé comiendo crema de verduras y no rechistar ni una sola vez en lo que dura un plato hondo. Pues bien, esta escena se repite dos o tres veces por semana, cuando de una sentada me como un plato para cenar (para mí, la mejor cena). Aquí tengo que acordarme de Amalia, porque en el último día de vivir en nuestro piso del Eixample barcelonés, nos dimos cuenta de que teníamos una bolsa entera de zanahorias, y propuso comprar una calabaza y cocinarla con las zanahorias para hacer una crema y comerla en versión fría (era verano). Este momento supuso el punto de partida de esta vuelta a la relación con las cremas. Me pasa como con las sopas (y casi como la mayoría de comidas), que rara vez me sale la misma crema.

La combinación de calabaza y zanahoria es sin duda de mis favoritas, pero también de calabaza, cebolla y zanahorias; brócoli y calabaza; calabaza y manzana... a veces la hago con agua, otras con caldo de pollo o verduras (caseros algunas y preparados otras), a veces le añado algún lácteo (nata, leche de coco, queso, yogur....) y otras no; a veces pimienta negra, canela, cayena... otras no; a veces más espesas, otras más líquidas. Así que según todas estas variaciones y medidas, me resultan cremas bastante distintas. También me encanta la crema de calabacín, y muy especialmente la de puerros (sobre todo cocinada tipo vichyssoise, con cebolla, patata, caldo de pollo y un poco de nata o algún lácteo similar). Ni que decir tiene que si no hay nata, o no hay caldo de pollo, o no hay patata, no pasa nada, unos buenos puerros sirven para que la crema quede espectacular.

Da igual como lo hagas, el resultado de mezclar verduras y hacerlas cremosas, siempre es un acierto.

Archivado en:

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído