buddy_holly_brunswick_records.jpg
buddy_holly_brunswick_records.jpg

Después del grunge y el britpop de los 90 no hay nada nuevo (ni bueno) bajo el sol.

Hace poco hablaba con una amiga sobre música; discutíamos si ya está todo inventado. Mi argumento principal era que sí, que después del grunge y el britpop de los 90 no hay nada nuevo (ni bueno) bajo el sol. Sí hay grupos que están bien, pero lo que hacen es reinventar lo que en su día ya hicieron Led Zeppelin o Nirvana, por poner un ejemplo. 

Sin embargo, mi amiga, que es bastante mayor que yo, argumentaba que se trata precisamente de todo lo contrario: todo está por hacerse. Eso me dio para reflexionar. Había pecado de intransigente, porque sí se hace música buena. Vivimos la era dorada de la electrónica, el electrofunk, el blues electrónico... Sólo que a mí no me gusta. 

Pero creo que mi teoría no carece de fundamento. Pongamos como ejemplo algunos de los mejores grupos de rock “nuevos” que hay ahora en el panorama musical: Wolfmother y Arctic Monkeys, por ejemplo. ¿A qué recuerda su música? A Led Zeppelin los primeros, a los Beatles o a Iggy Pop los segundos (por decir sólo algunos). 

Primero fueron los rockabillys, el rock and roll, Chuck Berry, Eddie Cochran, Buddy Holly... y Elvis. “Before Elvis there was nothing”, decía John Lennon. Toda su música nacía de las reminiscencias de música negra, del gospel, del country, de la canción popular. Luego vendrían los Beatles, los Kinks, Rolling Stones, The Who... a Jimi Hendrix, Led Zeppelin, Eric Clapton, Mark Knopfler (todos los “guitar gods”). En los 80, Bowie, Michael Jackson, la brillantina, las hombreras, el pop (el buen pop), hasta desembocar en los 90 en el britpop de Pulp, Blur, Oasis, y, al otro lado del Atlántico, en el grunge, esa ruptura de moldes del rock tradicional, capitaneada por Kurt Cobain, Eddie Vedder y Chris Cornell.

¿Y tras eso? En fin, es una reflexión personal: Daft Punk, The XX o The Horrors han demostrado que dentro de la electrónica se puede hacer muy buena música, y Arcade Fire nos enseñan cada vez que sacan disco cómo se usa bien un sintetizador. Pero, como todo en materia de cultura, es cuestión de gustos. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído