Ya casi nadie recuerda…

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

manifestacion_prorefugiados_11.jpg
manifestacion_prorefugiados_11.jpg

El pasado fin de semana, 75 personas fueron rescatadas por los guardacostas turcos entre las costas occidentales de Turquía y la isla griega de Lesbos, y han recuperado, hasta el momento, 39 cadáveres. 

El pasado fin de semana, 75 personas fueron rescatadas por los guardacostas turcos entre las costas occidentales de Turquía y la isla griega de Lesbos, y han recuperado, hasta el momento, 39 cadáveres. Según los últimos datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados -ACNUR–, 54.500 personas han llegado a Europa a través del Mediterráneo, durante el mes de enero. Las últimas cifras de la Organización Internacional para las Migraciones se cuentan por centenares los fallecimientos en el Mediterráneo en el primer mes de 2016.

Parece ser que ya casi nadie recuerda la imagen del niño Aylán Kurdi, muerto a orillas de una playa turca. Ya casi nadie recuerda las imágenes de cientos de personas muertas de frío, escapando del terror de una guerra. Casi nadie se acuerda ya del llanto de los niños, desorientados, buscando a sus familias en medio del caos.

Ya casi nadie habla de las personas refugiadas que, a día de hoy, continúan llegando a Europa. El drama de los refugiados fue sólo una noticia más, carnaza para rellenar informativos y demostrar toda nuestra hipocresía como sociedad.

¿Qué pasa con los muertos en Yemen? ¿Qué pasa con los muertos en Siria? ¿Qué pasa con los muertos en Libia? ¿Qué pasa con los muertos en Sudán, Nigeria, Somalia…? ¿Qué pasa con todos esos asesinatos? ¿Acaso sus vidas valen menos que la de franceses, ingleses o estadounidenses? Parece que nos volvemos locos si los muertos los pone Paris, pero si los pone Damasco, Gaza, Bagdad… nos suda el pene -o la vagina, según sea el caso- y a otra cosa, mariposa.

En qué estamos pensando, qué maldito opio consume esta sociedad putrefacta para no echarnos a la calle a miles, a cientos de miles, a millones, y exigirles a los gobiernos occidentales una solución. Porque no se engañen, en todas esas guerras, de una u otra forma, está la mano occidental: venta de armas, apoyo logístico, entrenamiento militar, etc.

Tomemos conciencia de una vez por todas, están muriendo -asesinados- cientos de miles de personas en todo el mundo, entre ellos niños. Hay que defender la vida y la infancia. ¿Cómo se puede estar tan tranquilo mientras todo esto sucede a nuestro alrededor? Y que conste que yo soy el primero en entonar el ‘mea culpa’, pero si no escribo esto, así, tal cual, sin ningún tipo de ataduras, reviento.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído