Democracia amenazada

La democracia está amenazada, nuestra obligación es defenderla pero cuidado que los enemigos de ella están instalados en el sistema.

Personas ejerciendo su derecho al voto el pasado 10N. MANU GARCÍA
Personas ejerciendo su derecho al voto el pasado 10N. MANU GARCÍA

Se suele decir que la Democracia es el menos malo de los posibles sistemas de Gobierno. Esto es una manera muy peculiar de defender el sistema pues se parte de la base de que es un mal sistema, lo que pasa es que realmente lo que dice esa cita es desde mi punto de vista –que como siempre os digo es probablemente un punto de vista no necesariamente compartido— una verdad como un templo griego, si de esos de Atenas lugar fundacional de la Democracia. Por tanto y partiendo de esa base, nos gobernamos, o mejor, nos situamos en un sistema de organizarnos como sociedad a todas luces perfectible, mejorable, y para ello lo primero que tenemos que hacer es respondernos a la pregunta del millón que en función de que la contestación responda al máximo común denominador. ¿Qué es la Democracia?

Lo más fácil para responder es acudir a los clásicos pero más allá de teorizaciones más o menos abigarradas y llenas de cultismos o términos desfasados, es preferible irnos a lo que hoy percibimos como democracia porque el concepto, siempre en debate y discusión, ha observado en estos turbulentos años del siglo XXI manoseos insoportables y disquisiciones de largo alcance que nos hacen tener que matizar. Quiero explicarme mejor:

Hoy nadie cuando hablas con ella o cuando se dirige a las personas públicamente, da igual que sea político o no, insisto, nadie niega la democracia, todo el mundo es demócrata, y así visto podríamos concluir que el siglo XXI es el siglo de la gran victoria de los ideales fundadores de ese sistema: libertad, igualdad, solidaridad…es decir caminamos hacia la Arcadia feliz que parecía imposible después de un siglo de guerras, dictaduras terribles, desigualdades manifiestas y todo tipo de barbaridades. Fue el siglo de Hitler, Franco, Stalin, Pol Pot, Videla, Pinochet, Mao, Mussolini…hombres terribles con sistemas terribles pero que incluso alguno de ellos, el que nos pilla más cerca, hablaba de que su sistema de matanzas, represión, falta de libertad, paternalismo mamón y todas esas mierdas, era democracia…pero orgánica.

Lo cierto es que ahora hay otros hombres y mujeres al cargo del cotarro, demócratas a macha martillo, que tienen toda la legitimidad del mundo para gobernar en un sistema que les permite entre otras cosas cargarse el planeta en plena crisis ambiental, provocar crisis económicas a base de proteccionismos ridículos, aumentar las desigualdades, verificar que hay un norte rico, próspero, y un sur misero y desconectado del futuro porque para ellos no hay futuro. Ahora no tenemos ni Hitler, ni Franco, ahora son todos demócratas, todos tienen partidos políticos a los que votar a los que siguen millones de ciudadanos que se definen como demócratas –de derechas— pero demócratas de toda la vida, y hacen con profusión algo que en verdad detestan: votar. Si fuera por ellos quemaban las urnas pero como son demócratas en vez de eso van, después de misa de doce, a votar masivamente a esos partidos que garantiza a ese norte –norte no geográfico, ustedes me entienden- sus privilegios y a la vez sacarnos señuelos como a los toros se les saca el capote para el engaño: banderas, patrias, símbolos…

Ojito con todos estos demócratas, cuidado con ellos, ya pasan incluso de teorizar sobre lo que es bueno para nosotros o no, ya les basta tener a gente simple –en algunos casos se puede cambiar simple por estúpidos- que con sus frases simples, sus marketing y todo eso, van convenciendo al resto de los mortales que la democracia que ellos ofrecen es la mejor. Y desgraciadamente ya hay ciudadanos –sin complejos de hacer barbaridades— que van con una mano por el techo y otra por el suelo conformando el sistema del futuro, si no fíjense estos padres que denunciaron en el juzgado a un profesor en Córdoba que había puesto a sus alumnos un vídeo de la primera mujer considerada víctima del terror machista e intentar educar en el respeto y la no violencia…¡y un juez admite a trámite la denuncia! O esta mujer que es presidenta de la Comunidad de Madrid –ese día los madrileños tuvieron un día tonto— a la que todos teníamos sospechosa de estupidez supina pero que cada vez que habla despeja la sospecha para confirmarla. La inteligencia la persigue pero ella es mucho más rápida.

En fin, ¿qué es Democracia? Esa era y es la pregunta. Mi respuesta –la mía— es cualquier cosa que combata a personas o partidos o discursos o acciones o modos de vida como los que he relatado. La democracia está amenazada, nuestra obligación es defenderla pero cuidado que los enemigos de ella están instalados en el sistema, unos con cargos políticos, otros con togas, otros con uniformes con estrellas, otros con empresas muy cotizadas, y están haciendo su labor.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído