Ultras del Spartak.
Ultras del Spartak.

La u es la última de las vocales del abecedario español, una vocal tímida, que se esconde incluso cuando le interesa ir detrás de la q. La u asusta ¡uuuuh! Tiene la curiosidad de que se pronuncia con la adición de diéresis, ¡qué sinvergüenza es la u! Y como tal me ha costado buscar una palabra cómoda que empezara por la u, las urnas hubieran sido apropiadas en momentos ya pretéritos del conflicto catalán, la Universidad, tan desahuciada por nuestros gobernantes, o la palabra urgencia también mediática ante el otro gran desastre de nuestra sociedad española y andaluza en particular, la sanidad pública. Pero he optado por algo más latino quizás: Ultra, más allá.

Porque más allá del futbol están los ultras, que de forma directa o indirecta han acabado con un policía en Bilbao. Aunque quizás lo que ha ido más allá de lo normal ha sido esta sociedad donde un grupo de jóvenes y no tan jóvenes, disfrutan, el motivo es lo de menos, con encuentros de brutales peleas, se llamen del Spartak, Herri Norte o Ultra Sur. Estos grupos llegan a tener, como en el caso de los rusos, estructuras paramilitares y sirven de coartada a una absurda pero peligrosa ideologización política, generalmente de carácter nacionalista, xenófobo y racista. La UEFA y la FIFA, como ya ha sucedido hace años con los hooligans, deben mojarse y expulsar de las competiciones a los equipos cuyos radicales monten disturbios como los de Bilbao. La violencia en el deporte, pero muy especialmente en el fútbol, es una lacra que algunos creían dormida y que, sin embargo, está muy despierta cada domingo.

Lo peor de todo esto, es lo que late detrás de estos grupos, una subcultura urbana de búsqueda de una identidad que encuentra la violencia como una forma de solucionar conflictos; no es de extrañar que estos mismos líderes aparezcan también al frente de manifestaciones políticas de extrema derecha, como ocurrió recientemente en Valencia. Y mientras, jugadores y entrenadores, miran para otro lado porque son ellos, los ultras, los que controlan la grada y el aplauso.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído