Tierras de Sidueña, en boca de todos

Sebastián Chilla.

Sebastián Chilla

Jerez, 1992. Graduado en Historia por la Universidad de Sevilla. Máster de Profesorado en la Universidad de Granada. Periodista. Cuento historias y junto letras en lavozdelsur.es desde 2015. 

El Rancho de la Bola. FOTO: JUAN CARLOS TORO.
El Rancho de la Bola. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

Este parque natural y cultural con el que pretendemos realizar una integración suave entre El Puerto y Jerez sólo es posible desde la colaboración y entendimiento.

Ya se ha cumplido un mes desde que presentáramos en el Salón de Actos de la ONCE el proyecto Tierras de Sidueña. Tal y como expusimos en un primer momento, este parque natural y cultural con el que pretendemos realizar una integración suave entre El Puerto y Jerez sólo es posible desde la colaboración y entendimiento. Tierras de Sidueña sólo puede tirar hacia adelante si es con el apoyo de la ciudadanía y todos los colectivos sociales y políticos. A la vocación de integración territorial que mueve a nuestro proyecto debe sumársele también una voluntad de integración entre las dispares sensibilidades interesadas en un proyecto que sólo tiene como finalidad la mejora de la calidad de vida y el disfrute de la ciudadanía gaditana.

Es por este motivo que en el mes que ha transcurrido desde la presentación pública —a pesar de que los tiempos y eventos como la Feria del Caballo nos han pisado los talones— no hemos cesado de trabajar desde esta línea. Y a este respecto, el apoyo que hemos recibido es unánime. Aquel axioma que en la propia presentación repetimos una y otra vez está en proceso de convertirse en una realidad: Izquierda Unida Jerez presenta Tierras de Sidueña y, a partir de este momento, el proyecto y el trabajo pasa a ser colectivo. Amigos, conocidos y colegas de diversa índole, no han dudado en preguntarme con una elevada fascinación por este proyecto: "He estado echándole un ojo a lo que habéis presentado, Chilla. ¡Mándame todo lo que tengas!". Y, por lo que uno ve, no es un caso aislado. El parque cultural que queremos regir bajo la novedosa entidad de "custodia del territorio" ha despertado el interés de compañeros ecologistas, ambientalistas, historiadores, arqueólogos, urbanistas, arquitectos... y lo que es más importante, de gente de la calle.

El eslogan de ¿Te imaginas? que hemos utilizado tanto en la presentación como en el vídeo de la iniciativa no puede ser más acertado. El proyecto está en marcha y la ilusión es tal que un buen amigo mío me ofreció la idea de recorrer gran parte de la zona recogida en el proyecto este próximo sábado 4 de junio. Entre los cruces de la calle Alemania y la Avenida del Reino Unido —en las inmediaciones de la Laguna de Torrox, donde recogemos en nuestro boceto el centro de recepción de visitantes al parque— hemos quedado. A los amigos y amigas que estén interesados allí les esperamos. Con una buena provisión de "almojábanas" haremos una ruta informal en la que atravesaremos el Rancho de la Bola, ascenderemos a la Sierra de San Cristóbal y nos acercaremos a las inmediaciones de Doña Blanca para acabar a las orillas del Guadalete a su paso por El Portal, en lo que recogemos como "vía verde" en nuestro boceto.

Que Tierras de Sidueña haya despertado el interés de grupos tan heterogéneos entre sí es fruto de lo atractivo que resulta un plan -por fin uno para Jerez y El Puerto- que aúne todo el potencial de nuestro entorno en un único esbozo de integración territorial, precisamente uno de los requisitos de los fondos de la ITI (Iniciativa Territorial Integrada). La creación de un tejido económico en torno al parque cultural sería el resultado de una inversión pública -en este caso mediante los fondos europeos de la ITI-, que podría potenciar de nuevo la investigación arqueológica -Doña Blanca-, turismo rural -los Pinares de Coig o el Rancho de la Bola-, el ocio -el Guadalete o la vía verde- o el entretenimiento de niños, jóvenes y mayores -véase, por ejemplo, Las Canteras-, entre otros. Y todo ello con un claro eje director: la preservación y conservación de nuestro medio natural. Que esté en boca de todos es una señal, pero no podemos olvidar que el objetivo es que sea parte de todos. En ello nos volcaremos: si se cree y se trabaja, se puede.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído