Sobre las oposiciones a profesorado en Andalucía

logo lavozdelsur

Manuel R. Domínguez Benítez

Opositores en una foto de archivo.
Opositores en una foto de archivo.

La reciente convocatoria de oposiciones a profesorado de enseñanza secundaria en Andalucía ha provocado un aluvión de críticas a la administración por las numerosas irregularidades cometidas en ellas, denunciadas por la mayoría, pero silenciadas por unos pocos mandatarios de las instituciones públicas.  

Las oposiciones a profesorado de la especialidad de Griego tampoco han estado exentas de estas irregularidades. En esta ocasión, el tribunal único de valoración de las pruebas ha tenido su sede única para Andalucía en un instituto de El Puerto de Santa María, ciudad conocida por su dilatada tradición taurina. Y es que, en muchos aspectos, las oposiciones son como una corrida de toros

Por parte de la Consejería de Educación andaluza se anunció en BOJA una oferta pública de un total de 29 plazas de profesores de Griego, de las que, acabada la lidia de los exámenes, sólo se han cubierto 15. En realidad, el proceso selectivo acabó con la primera prueba, ya que los 15 que la aprobaron son los mismos que han obtenido plaza. Bueno, aprobó uno más esta primera parte, pero no realizó o no se le permitió realizar la segunda prueba, vaya usted a saber. De las 14 plazas restantes, nada se sabe, a lo mejor es que el tribunal valorador deseaba acabar el procedimiento selectivo cuanto antes (en cuatro días, como así sucedió), para no tener que evaluar por lo menos a 29 aspirantes durante varias semanas.  

La publicación de los miembros que componen un tribunal de oposiciones es como el cartel de una corrida de toros en El Puerto: no se sabe quién triunfará. La presidenta, designada a dedo por la propia Administración, será siempre recordada por haber obtenido plaza en las oposiciones celebradas en Sevilla en el año 2010 por puro arte de magia, como un triunfo de Curro Romero en la Maestranza: primero fue admitida de forma provisional en la lista de latín, pero luego apareció admitida definitivamente en la lista de griego, donde la competencia era mucho menor, es decir, se había cambiado de especialidad de manera rocambolesca, cosas que sólo suceden en la Administración andaluza. 

El resto de componentes del tribunal, según se publicó en la convocatoria, debía ser elegido por sorteo, lo cual resulta poco creíble, ya que la suerte recayó en una profesora de griego del propio instituto donde tenía su sede el tribunal y el secretario del mismo había obtenido el número uno en las pasadas oposiciones de griego celebradas en Granada en 2018, tampoco exentas de polémica, con un 10 en todas las calificaciones de las pruebas, al parecer el muchacho no tenía derecho a equivocarse.  

En cuanto a la faena que debían ejecutar los aspirantes, la convocatoria establecía que el ejercicio práctico consistiría en la traducción del griego al español de un total de cuatro textos: dos con diccionario y otros dos sin él, a elegir por el opositor, pero, llegados al ruedo, la presidenta indultó a los aspirantes haciéndoles traducir sólo dos textos con numerosas erratas, con el impedimento de que únicamente podrían usar el diccionario en la última hora y media de la prueba, como si de un concurso de televisión se tratara, a ver quién busca más palabras en el menor tiempo posible, una faena que nada tiene que ver con la enseñanza del griego en el aula.  

No quisiera, con este artículo, perjudicar a los seleccionados en las oposiciones de griego, más bien al contrario, habría que felicitarlos por haber cortado las dos orejas y el rabo, como una de esas tardes triunfales de Galloso en El Puerto, ya que algunos de ellos también han obtenido plaza en otras comunidades autónomas, pero me gustaría concluir con una frase conocida por muchos aficionados: Quien no ha participado en las oposiciones de Griego en El Puerto, no sabe lo que es una escabechina en las oposiciones. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído