Colapsos de tráfico en el entorno de Lagoh, este pasado lunes.
Colapsos de tráfico en el entorno de Lagoh, este pasado lunes.

Este pasado viernes se ha inaugurado en la avenida de Palmas Altas, en Sevilla, a las afueras de la ciudad, el centro comercial Lagoh. Por su extensión de 123.500 metros cuadrados edificados, la prensa local lo ha calificado como el centro comercial más grande de toda Andalucía, lo cual podría ser cierto si utilizamos únicamente este criterio. En cualquier caso, este ambicioso proyecto alberga una oferta abrumadora de comercios que incluye hasta un concesionario de Mercedes-Benz.

Entra así en juego otro gigante comercial en la capital andaluza. Su apertura casi coincide con el primer aniversario del Centro Comercial Torre Sevilla, que en su momento generó gran expectación por la apertura del primer Primark de Sevilla capital. Para competir, el nuevo Primark de Lagoh es pionero en servicio de manicura. Este nuevo centro le declara la guerra incluso al Centro Comercial Nervión Plaza, al incluir un cine Yelmo con butacas reclinables.

En los próximos meses veremos cómo queda afectado el liderazgo de los centros comerciales en Sevilla, y cómo afecta este nuevo coloso a los que ya estaban en la cola. Sin dejarnos cegar por la novedad y las compras compulsivas, deberíamos hacer un análisis integral de situación. ¿Hasta qué punto se está trasladando el comercio del centro hacia la periferia? En Jerez vivimos prácticamente una deslocalización del centro, algo que no parece de momento preocupar a Sevilla, cuyo principal temor es el colapso del tráfico en la SE-30 y el puente del V Centenario.

La apuesta por la turistificación del centro hispalense se ha visto favorecida por la aparición de los últimos centros comerciales. Con el pretexto de la apertura de una nueva Fnac en el C.C. Torre Sevilla, la situada en la Avenida de la Constitución cerró sus puertas y se inició una remodelación para convertirse en un hotel de lujo. Este suceso fue aceptado con cierto humor, llegando a circular un meme con la fachada de la antigua FNAC en blanco y negro bajo el subtítulo de Avengers The Fallen, haciendo referencia a la campaña publicitaria de la última película de Los Vengadores.

La amplia oferta de tiendas en el centro histórico de la ciudad hace que cruzar las calles Sierpes o Tetuán una tarde de diciembre sea imposible. La enorme cantidad de transeúntes provoca que estas calles se colapsen. La creciente deslocalización del comercio a las afueras puede ayudar a regular este colapso, pero un mal cálculo puede suponer casi su total trasvase. Estas navidades serán las primeras del centro de Sevilla sin Fnac, lo que puede desplazar a los consumidores de productos tecnológicos hacia Lagoh, donde hay un Media Markt entre otras tiendas especializadas en tecnología. Por efecto arrastre, estos mismos consumidores realizarán el resto de sus compras en el mismo sitio. Esto es normal ya que, en última instancia, tanto en el resto de centros comerciales como en el casco histórico, nos encontramos con las mismas cadenas. Sin embargo, siempre queda un remanente de comercio local que queda perjudicado.

Encadenando, ¿nos encontramos en una burbuja de centros comerciales? Financieramente, este nuevo centro comercial es un éxito. Aparte de una apetitosa revalorización nos encontramos con una rentabilidad anual del 8,5% según los últimos cálculos. Lar España, su constructora, ha disfrutado del alza de sus acciones desde el inicio de la construcción. Además, se han originado casi 5.000 empleos incluyendo la mano de obra utilizada en la obra. Con datos así, uno se ve animado a construir más centros comerciales. Por contra, en otros países europeos, y sobre todo en EEUU, vemos como el sector se aproxima hacia sus horas más bajas. La construcción de centros comerciales se detiene e incluso comienzan las clausuras. La culpa de esto la tiene sobre todo el auge del comercio electrónico, aunque no debemos olvidar que hay quien se prepara para una nueva recesión.

El tiempo nos dirá cómo evoluciona el sector, pero la tendencia en España parece ir hacia la construcción de centros comerciales cada vez más grandes y con servicios personalizados que permitan una experiencia inmersiva. Con la continua apertura de centros comerciales con las mismas cadenas, no es descabellado pensar en que en el futuro exista sobreproducción y exceso de oferta, si no la hay ya. Probablemente, el colapso tampoco sea general, sino que unos centros comerciales darán paso a otros. Parafraseando a Liam Neeson cuando hizo de Qui-Gon Jinn en Star Wars, siempre hay un centro comercial más grande.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído