Un cartel reclamando igualdad durante la manifestación del 8M de 2020.
Un cartel reclamando igualdad durante la manifestación del 8M de 2020. MANU GARCÍA

Día Internacional de la Mujer para conmemorar la lucha que libran las mujeres por la igualdad derechos. Las Naciones Unidas declaró, de manera oficial, en 1975 el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. Todos los países lo celebran. En España siempre hay polémica en esta fecha, pero sobre todo desde que Vox saltó a la arena política negando la mayor. Son tan ridículos (por ser suave) que hasta en el Congreso se dirigen a las presidentas y diputadas en masculino. Aluden que es lo correcto.

Qué payasada y qué manera más insultante de llamar la atención para que hablen de ellos. Un consejo para los miembros de Vox: a ver si son un poco más estudiosos y abren el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Esta gente (ellos y ellas) están en contra del feminismo al que acusan de discriminar a los hombres y de supremacistas. Incluso rechazan que haya violencia de género. Tal vez ignoran (otra vez que estudien) que  2020 se cerró con 45 mujeres asesinadas por sus parejas. Y en menos de dos meses y medio, ya van cuatro mujeres.

Así dicho, parecen sólo números, pero detrás hay mucho sufrimiento, niños que se quedan huérfanos, madres que sufren la pérdida brutal de sus hijas a manos de esos asesinos. Esto no se arregla con un lamento. Por eso hay que seguir denunciando, luchando de todas las maneras que podamos para ir consiguiendo los objetivos por los que la mujer sigue en un segundo plano, y muchas de ellas siguen siendo colectivos vulnerables.

El Día Internacional de la Mujer es el resultado de más de 100 años de movimientos feministas para reclamar, aún en el 2021, la igualdad  social, laboral y financiera entre hombres y mujeres. Es una brecha de género por la que hay que trabajar todos los días, con medidas, acciones, gestos... En esta crisis de la pandemia, la mujer junto a los jóvenes es el colectivo más castigado. Un 60% del paro lo acumulan las mujeres.

Claro que ha habido avances, como no podía ser de otra manera en pleno siglo XXI. Lo  peligroso sería no haber dado pasos en el proceso y progreso de estas reivindicaciones, pero hay todavía mucho por hacer, porque los derechos de las mujeres es un derecho de todos. Sólo se pide lo que nos corresponde.

Como corresponde denunciar los comentarios machistas que se oyeron en la gala de los Goya. Asqueroso y vergonzoso, porque esa forma denigrante de mirar y hablar de la mujer es más común de lo que creemos. El relato sería comenzar por la educación en igualdad y respeto tanto en los colegios como en casa.

Después debería entrar la razón, la lógica, la puesta en común en igualdad de condiciones de la mujer en todos los ámbitos y aspectos de la vida de la mujer junto al hombre. La mujer no puede ni debe seguir perdiendo. Hay que ganar para poder ser iguales a los hombres.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído