Salvochea diputado... honorífico (II)

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

fermin_salvochea.jpg
fermin_salvochea.jpg

Mucho se ha hablado de la manipulación de la figura de quien fue alcalde de Cádiz. Pero creo que somos muchos más, estemos de acuerdo con sus ideas o no, que pensamos que lo primero es respetar a su figura.

Con motivo de la exhibición de una bandera franquista por el torero Juan José Padilla se ha solicitado que se le retire la medalla de la provincia que le fue concedida. Elevando el tiro, la presidenta de de la Diputación ha dicho que se va a proceder a revisar todas los distinciones existentes. Está muy bien, porque da la oportunidad de reparar la lamentable concesión a Fermín Salvochea del título de diputado honorífico en el año 2008.

Lamentable tanto por el fondo como por la forma. Lo primero porque mostraba un escaso respeto por la persona que dijo –mientras rechazaba presentarse a unas elecciones- que de la política nada se podía esperar. Lo segundo, porque las circunstancias del nombramiento indicaron la consideración que de él tenían las autoridades provinciales de entonces. El año pasado las recordamos, junto a Juan Alarcón, en unas líneas publicadas en este diario el 27 de septiembre.

En breve: estaba decidido el nombramiento del anarquista como hijo adoptivo de la provincia. Pero, el fallecimiento de la duquesa de Medina Sidonia, la Duquesa Roja, decidió a la junta de gobierno a cambiar, deprisa y corriendo, la distinción a la de diputado honorífico. No creo que hubiera maldad, ni siquiera ignorancia, sino algo peor: una falta de cariño absoluta con Salvochea. La distinción, la que fuera, se le concedía por los intereses que fueran, pero no por consideración a su figura y, mucho menos, a sus actuaciones. Así que ya lleva el ácrata siendo diputado, menos mal que honorífico, nueve años.

El año pasado los firmantes del artículo anteriormente citado hacíamos un llamamiento, en especial al Ateneo que lleva su nombre, para iniciar las gestiones para conseguir que le fuera retirada la concesión y que, si se le quería homenajear, se le nombrara hijo adoptivo como estaba previsto en el 2008. Escaso eco tuvo la propuesta. Pero no pasa nada. Un año después vuelvo a hacerla. Ahora, también, llamando a la conciencia de los miles de sinceros admiradores, por las más diferentes razones, de Salvochea para suscribir un escrito que presentemos ante la Diputación. Es lo menos que merece, que sea respetado, él y su obra. Repito que no sé si los restos que queden de Salvochea en la entrada del cementerio de San José se revolvieron mucho o poco hace nueve años, pero, para los vivos, no debe ser de recibo que sea diputado honorífico quien había huido de esos cargos y que, cuando lo pudo ser, le fue arrebatado el puesto por ser presidiario. Insisto por respeto.

Mucho se ha hablado de la manipulación de la figura de quien fue alcalde de Cádiz. Pero creo que somos muchos más, estemos de acuerdo con sus ideas o no, que pensamos que lo primero es respetar a su figura. Precisamente por haberse convertido en un referente para los más diversos sectores sociales y de pensamiento. Manosearla a conveniencia no es el mejor modo de hacerlo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído