caleeta.jpg
caleeta.jpg

"Nos preocupamos más en tener recuerdos que en vivir momentos, los momentos se viven por imágenes, las imágenes nos reviven momentos, pero no nos hacen disfrutar de ellos, de ese presente que la vida y cada momento sólo nos permite vivir una vez".

Estaba en la playa de la Caleta, disfrutando del mayor espectáculo que nos regala cada día, su maravillosa puesta de sol. Comienza a bajar el sol de intensidad, comienza a bajar acariciando las barquillas, muriendo poco a poco. Mano a la bolsa de la playa, saco el móvil, y comienzo a hacer fotos. Preciosas, increíbles y maravillosas, recuerdos que se irán conmigo de vuelta a la rutina, recuerdos que me harán sonreír, estampas que envías a familiares y amigos, que subes a las redes sociales, que incluyes dentro de tu álbum de fotos virtual, imágenes que seguramente decorarán mi ordenador, y alguna de las paredes de mi casa. Imágenes maravillosas, fotos de película que te regala este que es el mayor espectáculo que nos regala cada día Cádiz.

De momento pienso, ¿estoy disfrutando del espectáculo o estoy haciendo un reportaje de fotos? Y voy mucho más allá, ¿Realmente disfruto momentos o me preparo para tener recuerdos en imágenes que puedo disfrutar en otro momento lejos de esta maravilla?

Tengo el móvil y muchas carpetas de mi ordenador llenas de maravillosos recuerdos vividos, pero ¿disfrutados?

Creo que cada una me recordará un momento maravilloso, que cada una de estas imágenes que me llevo me prepara para sobrellevar una rutina que te absorbe cada día el resto del año. Pero realmente no tengo la sensación ahora mismo de haber disfrutado lo suficiente de este momento, tengo más la sensación de la felicidad futura, más que de la presente, de que cuando las necesite las tendré ahí, en un futuro. Pero, ¿Qué pasa con el presente? ¿Qué pasa con ese atardecer que ya es el pasado y que me hará feliz en un futuro pero no he disfrutado en el momento que se producía?

Un concierto que reviviremos, una letra, una imagen, un video, momentos que revivirán en un futuro, y que podremos vivir una y otra vez gracias a nuestra era digital y tecnológica.

Nos preocupamos más en tener recuerdos que en vivir momentos, los momentos se viven por imágenes, las imágenes nos reviven momentos, pero no nos hacen disfrutar de ellos, de ese presente que la vida y cada momento sólo nos permite vivir una vez.

Un concierto que reviviremos, una letra, una imagen, un video, momentos que revivirán en un futuro, y que podremos vivir una y otra vez gracias a nuestra era digital y tecnológica.

Es curioso, disfrutamos del presente en el futuro, pero no del momento. O quizá lo disfrutamos sabiendo que al revivirlo nos hará disfrutar más. Nuestro cerebro recuerda imágenes, pero cada vez recordamos menos conversaciones, menos charlas. Recordamos cada imagen que almacena nuestros discos duros externos, pero cada vez almacenamos menos momentos en nuestro disco duro interno.

Nos olvidamos vivir momentos presentes para que nos hagan felices en el futuro. Los momentos pierden la importancia del aquí y ahora para convertirse en momentos futuros. Las sonrisas del hoy serán más importantes en el futuro que en el aquí y ahora. Y así el atardecer de hoy 9 de agosto de 2017 será mucho más importante el 25 de septiembre, cuando el día a día nos  haga necesitar recordarlo, cuando la vida nos haga necesitar esos recuerdos, esas imágenes que un día dejamos de vivir en el presente para poder disfrutarlas en el futuro.

El futuro le dará a nuestro presente la importancia que no le damos aquí y ahora. Y mientras el futuro llega, acumulamos en nuestros discos duros externos imágenes, videos, momentos que nos harán mucho más felices cuando llegue que aquí y ahora.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído