Recordando a la primera mujer que fue al espacio: Valentina Tereshkova

Si usted pide a una niña que dibuje un astronauta, lo mas seguro es que dibuje a un hombre

 Valentina Tereshkova.
Valentina Tereshkova.

Si usted pide a una niña que dibuje un astronauta, lo mas seguro es que dibuje a un hombre. Es la diferencia entre ‘un’ y ‘una que aún muchas personas no quieren ver.

Mientras en estos días celebramos el 50 aniversario de la llegada de Estados Unidos a la Luna, y algunos reivindican con razón el papel de la mujer en el programa Apolo y que pasaron desapercibidas, en junio pasado también se ha celebrado otra de esas efemérides invisibles: el primer vuelo de una mujer en el espacio. ¿Recuerdan su nombre? posiblemente no: Valentina. ¿A que ahora sí? Valentina Tereshkova. Toda su vida la podéis consultar en la entrada de su Wikipedia. 

Es fascinante. Corría el año de 1963 cuando la Unión Soviética lanzó la primera mujer al espacio. Ya antes había viajado el primer hombre, también soviético, Yuri Gagarin, que había hecho esa proeza en 1961. Y no hay que olvidar tampoco que el primer ser vivo que fue al espacio, también fue soviética y del sexo femenino, la malograda perrita Laika, en 1957. Malograda porque murió con el peor de los sufrimientos, ahogada, quemada y aterrorizada, algo que el oscurantismo comunista soviético ocultó al mundo.

Pero la Unión Soviética, con todas sus oscuridades y sus luces, es llamativa en el trato a la mujer. En la maravillosa serie sobre la catástrofe de Chernobyl podemos ver el papel protagonista de una mujer de profesión física nuclear. La pregunta surge pronto. ¿Cuántas mujeres físicas había en la España de 1963? ¿Cuántas hay ahora? Es verdad, que ha cambiado mucho el tiempo y la historia, pero la mujer sigue muy por detrás de las carreras técnicas.

La segunda mujer que fue al espacio, y esta sí que es invisible de verdad porque nadie es capaz de decir su nombre si lo pregunta usted por la calle, fue Svetlana Savitskaya en 1982. Aquí vemos que ya no fueron tan justos, y que la mujer tardó en volver al espacio de la mano de la Unión Soviética.

Ya en 1983, fue la norteamericana Sally Ryde la primera mujer no soviética que subió al espacio.

En 2014, hace cinco años, ya subiría la primera mujer europea al espacio, la italiana Samantha Cristoforetti.

No olvidemos esa fecha del mes de junio. Una fecha importante para la Humanidad. La fecha en que la mujer pudo subir al espacio demostrando que si quiere puede hacer lo que hace un hombre exactamente igual, algo que tienen poco claro algunas personas.

Y ya saben, cuando le digan a un niño o a una niña que dibujen a un astronauta especifiquen el sexo, porque es importante. No es lo mismo un astronauta que una astronauta, Pero para ponernos más finos y decir las cosas bien, sería lo correcto hablar de cosmonautas cuando nos referimos a las personas pilotos espaciales soviéticas o rusas y taikonautas si son de China.

Para los navegantes de Europa, el nombre de la profesión es astronauta, igual que el de los Estados Unidos.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído