¿Es merecida la bofetada? El debate está abierto. Claro está que te expones a ese tipo de reacciones cuando te burlas de un desconocido.

La comunidad de Youtube ha ido tomando fuerza a nivel mundial y se ha convertido en una vía de entretenimiento que incluso está llegando a rivalizar con la televisión, sobre todo con el público juvenil. El contenido es extenso y diverso y se puede acceder a él a cualquier hora y desde cualquier lugar. España no ha sido la excepción y no ha escapado a este fenómeno que algunos estiman efímero y otros consideran el futuro.

Entre todos estos contenidos, el humor tiene cabida de diversas formas; el formato de bromas con cámara oculta es uno de ellos. El más extendido en España consiste en ir vacilando a transeúntes, haciéndoles bromas verbales —de diverso gusto, todo hay que — mientras éstos son grabados sin saberlo. Estas bromas, a posteriori, son subidas a Youtube y todo son risas. Aunque bien es sabido que el sentido del humor es muy relativo y no todo el mundo se toma a bien que se le rían en la cara.

Este domingo se hizo viral el vídeo del bofetón que se llevó el youtuber MrGranbomba cuando llamó “cara anchoa” a un repartidor de mensajería al que previamente le había pedido una dirección. Cuando le dice el peculiar insulto por primera vez, el repartidor se exalta bastante y el youtuber se disculpa, aunque cuando se lo dice una segunda vez por la bajini —aunque MrGranbomba lo niegue— el repartidor le da el famoso tortón. Si se presta atención, sí, se lo dice una segunda vez y desencadena la violenta reacción. Si se modifica la velocidad del vídeo, se aprecia con mayor nitidez.

¿Es merecida la bofetada? El debate está abierto. Claro está que te expones a ese tipo de reacciones cuando te burlas de un desconocido. ¿Es desmedida la reacción del repartidor? Podría decirse que sí. Aunque no tanto como la reacción de MrGranbomba que fue a pedir un parte de lesiones al hospital —por un bofetón— y que ha denunciado al individuo. Aunque ha sido el propio youtuber el que ha terminando pidiendo disculpas por su forma de actuar debido a la presión popular. En un principio, pensó que la gente se iba a poner a su favor y finalmente ha terminado convirtiéndose en el hazmerreír de las redes sociales, siendo objeto de burlas y de montajes a partir del vídeo de marras, algunos muy divertidos. 

Aparte, en el vídeo en el que muestra la agresión exige el despido del mensajero, algo que considero ruín y poco ético. ¿Debe despedirse a un trabajador que ha sido objeto de burla pública? Considero que no, pese a lo violento de su reacción. MrGranbomba pretendía reírse de él y mostrarlo a su audiencia, quedando impune una vez más. Ya el remate es que el youtuber asegura que el dinero que pueda ganar llevando a juicio al mensajero lo destinará a Cáritas, todo muy en plan “voy a hundir económicamente a un hombre del que me he querido cachondear, pero soy tan buena gente que le voy a dar el dinero a los pobres, queredme”. Yo lo llamo tener la jeta dura. Después de haberse burlado de decenas de personas en sus vídeos se sorprende porque una ha sacado la mano a pasear y se queja aunque esté sacando pingües réditos de ello. Al haberse hecho viral, este personaje ha aumentado en fama, número de suscriptores y visitas en sus vídeos, lo que se traduce como un espectacular aumento de sus ganancias en Youtube.  

El único mérito que se le puede atribuir a MrGranbomba es que ha hecho reír a muchos cuando más bien pretendía darnos pena e ir de víctima por la vida. Gracias. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído