PALCOS-1_NEW.jpg
PALCOS-1_NEW.jpg

Leo en la prensa local (Diario de Jerez) que la Unión de Hermandades se está pensando el colocar publicidad en los palcos de Semana Santa. ¡A cuántas reflexiones nos lleva a los cristianos y a la ciudadanía en general que esto se llevara a cabo! Si la publicidad se pusiera en los palcos, se estaría poniendo en la vía pública, con lo que los ingresos que se pudieran tener por ella ¿para quiénes serían: para las hermandades o para el ayuntamiento? No lo sé: doctores tiene la Iglesia y abogados tiene el Ayuntamiento para ilustrarnos en el tema.

También cabría la posibilidad, y visto ya que se abre el tema a debate, que sean las propias hermandades quienes porten la publicidad. Ya sea en los mismos pasos de misterio o palio. O en las capas de los penitentes. O repartir banderitas publicitarias entre los acompañantes de los pasos. Más cosas que nos hacen reflexionar: ¿Qué tipo de publicidad se pondria? No me imagino anuncios de preservativos o cremas depilatorias adornando nuestros palcos.

Más bien imagino un anuncio de ‘Talleres Manolo’ o ‘Mercería Isabel’, publicidad de comercios y bares lo veo imposible. Caeríamos en casi lo sacrílego si un Viernes Santo viéramos en nuestros palcos un anuncio de ‘Charcutería Pepe’ o de cualquier burguer, sabiendo que ese día no podemos comer carne. Bueno, siempre cabría una bula papal en este caso, pero ya está el Papa Francisco muy ocupado con otra diócesis andaluza como para molestarlo nosotros con otras cuestiones. También se podría optar por recibir ramos de flores patrocinados por partidos políticos. Os puedo asegurar que eso sería un éxito. Un ramo con el lazo del partido tal.

Claro está, todos estamos pensando que algunos partidos serían capaces de regalar un invernadero entero. Y otros, ni una mísera margarita. Sería útil, pensarán algunos, para separar el trigo de la paja, para que se vea quienes son públicamente y así conocer los cristianos qué partidos son piadosos y quienes están rondando las puertas del infierno. Eso, a un mes y medio de las elecciones municipales, es un golpe publicitario muy efectivo. Ahora, en serio, de verdad: ¿Hemos perdido la cabeza? ¿Tanto dinero necesitan las hermandades para tener que plantearse disparates como éste? ¿No sería mejor que se plantearan que algo no hacen bien cuando un acto de liturgia y de fe - que eso es la Semana Santa- necesita de tanto dinero? Si una hermandad no tiene dinero para salir, pues no sale. No pasa nada. Y si tiene que salir sin bandas y sin flores, tampoco pasa nada.

Se reza en el templo y punto pelota. Alguien me dirá que todo esto, las bandas, las flores, la candelería, los sastres... Todo esto produce y da trabajo. Es verdad. Pero entonces no me hablen de la Semana Santa como tiempo de liturgia. Hablen de la Semana Santa como una industria, y ahí, sí que cabe éticamente, la publicidad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído