Abrazo.
Abrazo.

Dicen que la tierra será plana. Que un día las ranas criarán pelo. Que habrá burros con el prodigio de volar. Que los relojes, aquellos que vean tirar su tiempo, irán hacia detrás para llenar de pasados y pretéritos a los que no saben contentarse de sus presentes. Que será más fácil tener cien pájaros en la mano, que uno volando. Eso dicen y eso cuentan.

Yo te digo ama. Aléjate de pronósticos y predicciones y ama. Ama como si fuera el último día porque es lo que es. Porque último siempre es lo que no vuelve.

Ama tanto lo posible como lo imposible. Quién sabe lo que soy capaz, al menos, de intentar. Porque es hoy y ni yo lo sé.

Ama, por encima de la salud y de la enfermedad. De la riqueza y la pobreza. No tengo noticias de corazones que hayan venido a este mundo vestidos de Versace.

Si no eres amado, ama para serlo. Si te sientes amado, ama para agradecerlo. ¡Si hasta los títeres aman con sus pechos de lino blanco!

Ama, te sientas o no esclavo. Pero ama, sin hacer esclavo a nadie. Sin freno o con todas las prudencias. La única condición que tiene el ser humano para nacer es cumplir la promesa de ir arrancándose el miedo, cada día, muy poco a poco, lentamente.

Ama aunque ni siquiera sepas decir Amor. Pero no dejes de aprender a amar aunque sea lo único que sepas. El que sufre de amor, no padecerá de otros males tendría que haber dejado escrito el bueno de Hipócrates.

Amemos, por encima del bien y del mal. Que sea lo último que estemos haciendo cuando dejemos a un lado este mundo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído