'Nuevas masculinidades': el camino, no el objetivo

WhatsApp Image 2018-08-02 at 11.17.10

Juan Miguel Garrido Peña

Miembro de la Asociación de Hombre Igualitarios de Andalucía. (A Rocío siempre, antes, después y luego)

Nuevas masculinidades.
Nuevas masculinidades.

Dentro del movimiento diverso y plural de los hombres por la Igualdad, el término nuevas masculinidades no acaba de encajar, chirría, y provoca rechazos y adhesiones, inclinándome a pensar que el balance general es  bastante negativo.

Las razones a la negativa pueden encontrarse en la idea de que de las nuevas masculinidades no son sino un lavado de imagen de la masculinidad tradicional y hegemónica, conservando lo negativo de aquella, y que de lo que se trata no es de rescatar la masculinidad sino abolirla. Porque si el objetivo es acabar con el género como categoría responsable de las desigualdades y las violencias que sufren las mujeres, no tiene sentido pretender reformar algo que se ha demostrado tóxico y perjudicial.

Se basa también la oposición, en la apreciación de que al ser la masculinidad consecuencia de un sistema opresor como el patriarcado, no hay nada positivo que conservar.

Los que abogan por las nuevas masculinidades lo que plantean es la posibilidad de la existencia de otras formas de entender la masculinidad, modificando, eliminando y atemperando sus valores muy negativos, aportando criterios, comportamientos, ideas, y actitudes nuevas hasta ahora excluidas del concepto. Se trataría pues de cambiar el modelo de lo que se entiende ha de ser un hombre, de forma qué sin dejar de responder a los patrones clásicos de su identidad, incorpore otros que lo hagan más amable, pacífico e igualitario. 

Personalmente pienso qué si bien el objetivo final no puede ser otro que la eliminación de la masculinidad y con ella de la clasificación y separación de las personas a través del género, no pueden rechazarse otras alternativas como las nuevas masculinidades.

Es evidente que el patriarcado ha creado un modelo de hombre conformado en torno a unos valores perversos, tóxicos, dañinos y peligrosos, y que este es el responsable de las actuales estructuras de poder, desigualdades y violencias. Sin embargo, no podemos obviar que aún son mayoría los hombres qué se ven representados e identificados en ese paradigma de hombre, diferente y superior a las mujeres.

Partiendo de esta premisa, y del presupuesto de la quimera de que todos esos hombres de la noche a la mañana dejen de sentirse masculinos, la estrategia de las nuevas masculinidades puede ser útil, porque nos debe permitir ese tránsito necesario de muchos hombres de un mundo patriarcal y cerrado, a otro alejado de las jerarquías, la superioridad, la fuerza, la virilidad y la violencia.

Por eso creo que las nuevas masculinidades son buenas y necesarias, pues nos van a ayudar a los hombres a transitar ese difícil pero hermoso proceso que va de ser un hombre machista, a otro humano, afectivo, personal, e igualitario.

Las nuevas masculinidades no son el objetivo, sino uno de los posibles caminos para el cambio de los hombres.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído