Ni hamburguesa ni tapita

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

las_banderillas06.jpg
las_banderillas06.jpg

He visto a gente cepillarse dos hamburguesas con patatas y Fanta en el McDonald’s y, con seria expresión de endocrinos mientras alternaban la expulsión de humo por la nariz con los aritos -los de cebolla también-, despotricar contra la carne roja y procesada en general, incluido el jamón ibérico.

He visto a gente cepillarse dos hamburguesas con patatas y Fanta en el McDonald’s y, con seria expresión de endocrinos mientras alternaban la expulsión de humo por la nariz con los aritos -los de cebolla también-, despotricar contra la carne roja y procesada en general, incluido el jamón ibérico. Luego se han montado en el coche y, tan panchos, han acelerado hasta el gimnasio para cambiar los cilindros, los caballos y el motor de explosión por el pedaleo incesante a las órdenes del exigente monitor de spinning. 

Yo he visto cosas que jamás creeríais. He visto al ser humano temer el contagio de la gripe de los pájaros y temblar ante la carne de una vaca demente, mientras aspiraba el humo de los cigarrillos propios o ajenos y también el de los tubos de escape sin rechistar. Luego la moda cambió. Ayer el café era malo y hoy es bueno. Mañana seguramente descubrirán algún elemento cancerígeno en la cerveza que, más allá de la barriga a la que da nombre, no parece tener (de momento) un efecto devastador sobre la salud humana siempre y cuando se consuma con moderación. 

La verdad es que tiene bemoles que Jerez pase a la historia de la comida rápida por ser el único sitio del mundo -que yo sepa- donde han cerrado un McDonald's en plena calle Larga dada la preferencia de la parroquia por las tapas, para que al final nos acaben diciendo que el jamón serrano y la charcutería también son malas. Señores veganos, no pongan esa cara de satisfacción, que en el futuro vendrá la OMS a joderles la marrana (o lo que sea en su caso). Al tiempo.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído