foto-Ainhoa-150x150.jpg
foto-Ainhoa-150x150.jpg

Ainhoa Gil, secretaria de Organización del PSOE-A Jerez

Cuando el joven actor Macaulay Culkin protagonizaba hace casi dos décadas uno de los exitazos internacionales en la gran pantalla, Solo en Casa, muchos como quien escribe estas líneas nos preguntábamos cómo era posible que unos padres, y más ahora que soy madre de una niña, se olvidaran de su hijo menor en casa en Navidad como si de un paquete de correos se tratase.

Las familias, si de algo disfrutan en estas fechas, es de reunir a los suyos ya sea ante una gran bacanal o un trozo de turrón y unas panderetas; lo importante es la cercanía y compartir lo poco o mucho de que se dispone. Nuestros mayores del Ayuntamiento, y García-Pelayo en su papel de mater-familia como en la mencionada película, han olvidado también a los suyos como representantes de la ciudadanía: a quienes no tienen sustento ni qué llevarse a la boca estos días, a los que comen diariamente en comedores sociales y duermen en albergues donde parece que Pelayo no ha llevado aún su pasión por la fotografía; a aquellas familias que no pueden gastar 8 euros para llevar a sus hijos a Juvelandia cuando la dinastía es amplia y los pequeños bajitos se vuelven locos por acudir a esta macro-feria navideña.

Ha depuesto cual zurrón a aquellos niños y niñas cuyos padres no pueden pasar ni de refilón cerca del parque González Hontoria, donde una isla de hielo simula a Manhattan, porque los precios abusivos no son compatibles con pagar la luz o el agua, y es mejor dar media vuelta para evitar pataletas. Una Navidad de dos velocidades: la de los que tienen y las de los que no tienen. Algo que contrasta notablemente con la política de austeridad que vende y no practica. Las personas en situación de exclusión social, en Navidad también existen como ven, y pueden preguntarse sin ser oídos qué han hecho ellos para no recibir la gracia de la divina providencia municipal.

Mientras 600.000 euros se destinan a colectivos sociales, 2.400 euros por hermandad y más de 200.000 euros en la última tacada de propaganda en los medios y pululan por cuentas corrientes como en épocas de bonanzas; las de los jerezanos y jerezanas de a pie se resienten y piden permiso para disfrutar estas fiestas. Un evento, la Navidad, al que se le presuponen conceptos como la Justicia Social, la Igualdad y la Solidaridad, pero que en este año preelectoral se han quedado subidos muy a lo alto del Ratón Vacilón o la nube de Ifeca. ¿Navidad para tod@s?

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído