cataluna-cristiana-virgen-655x368.jpg
cataluna-cristiana-virgen-655x368.jpg

Los prelados, al callar, en cierta manera, están otorgando y consintiendo que se utilice el nombre de María en vano.

Por mi enseñanza escolar en un colegio religioso sé que un creyente no debe de tomar el nombre de Dios en vano, pues contraviene el segundo mandamiento de la ley de Dios. Allí también aprendí que ese mandamiento se extendía  a la Virgen para los católicos, pues indirectamente ésta representa a lo más sagrado de lo divino, por ser madre de Jesucristo. Por eso no entiendo como un semanario de cultura católica ha tenido la desfachatez y el descaro de utilizar a la Virgen con propósitos nacionalistas e independentistas, sin guardar el más mínimo escrúpulo. En concreto, en la revista Catalunya Cristiana se afirma que la Virgen votó sí en el referéndum independentista del 9 de noviembre. El titular del artículo de Jordi Sánchez Torrens es contundente e inequívoco  y lo desarrolla  argumentando y sugiriendo que la Virgen siempre vota sí, ya que es experta en decir sí a todo, desde la Anunciación hasta la Cruz.  

Lo tremendo es que el obispado catalán no haya llamado al orden por esa barbaridad ideológica de mezclar lo divino con lo más mundano y torticero del nacionalismo, ya que la revista sólo pretende conseguir réditos políticos. No se puede argumentar, en su defensa, que estas manifestaciones pasaron desapercibidas al clero, porque es un semanario muy popular al haberse difundido y publicado con la generosa financiación de la Generalitat (entre 2015 y 2016 recibió más de 47.00 euros en ayudas). Estas subvenciones del gobierno catalán, son un regalo envenenado para la Iglesia de esta región, pues se asemejan a las treinta monedas de plata que aceptó Judas Iscariote para delatar a Jesucristo, pero, en este caso, la compra de voluntades es a cambio de un apoyo explícito a la causa separatista, banalizando lo sagrado. 

Los prelados, al callar, en cierta manera, están otorgando y consintiendo que se utilice el nombre de María en vano

Los prelados, al callar, en cierta manera, están otorgando y consintiendo que se utilice el nombre de María en vano, con el agravante de que María, según la Iglesia, es la madre de todos. Con este apoyo firme al nacionalismo, están reduciendo esa maternidad universal a menos de la mitad población de esa zona. La Iglesia, como María,  tiene vocación universal  y, por tanto, no puede ser excluyente. Por eso, mostrando coherencia doctrinal,  hasta el mismo Papa Francisco ha manifestado su oposición frontal a la independencia de Cataluña, hasta el punto de rechazar su papel de mediación en el conflicto. Incluso, el propio Vaticano ha desestimado el reconocimiento de una hipotética república catalana.

A pesar de ello, esta revista  sigue adoctrinando, pero no en la fe cristiana, sino en la fe del separatismo y a su servicio. Así, en la portada del 5 de noviembre de este año, esta publicación vuelve a manipular y considera al idioma catalán como un factor de cohesión religiosa. Eso se traduce, a sensu contrario, mediante su mensaje subliminal, en que el castellano disgrega, lo cual es falso y agita las avispas del odio. Esta teoría supremacista en el  que el catalán es mejor que el castellano en todos los aspectos, incluso el religioso, crea un abismo social y fomenta su fractura. Dicho desgarro iría en contra de las teorías católicas de la comunión de los santos, por la que todos los creyentes forman un solo cuerpo, al ser todos  hijos de Dios y estar unidos en una misma familia en Cristo. 

Yo recomendaría que le ofrecieran al Papa Francisco la lectura de esta revista, porque estoy seguro de que éste, cuando la analice, ordenará que se reoriente su línea editorial y que nunca más se ponga a la Virgen en un bando, pues ella está por encima de todas las facciones y partidos políticos y es imparcial. La Virgen para mí es una reina, por eso nunca vota, ni a favor de unos ni en contra de otros.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído