Lunes al sol con ruptura de España al fondo

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

albert-rivera-cadiz-espana-andres_ediima20151107_0254_5.jpg
albert-rivera-cadiz-espana-andres_ediima20151107_0254_5.jpg

Los lunes al sol en Jerez tienen su fotografía en las dos oficinas del SAE y el SEPE de Capuchinos. Una sala de espera única para ambos departamentos y puestos de atención donde la privacidad brilla por su ausencia. El funcionario pregunta y el parado expone en voz alta datos que el usuario a su lado, apenas a un metro, escucha con atención hasta que se invierten los papeles. Nada parecido a la Agencia Tributaria donde cada puesto está alejado como se impone en un servicio público tan delicado.

Lo dicho, los lunes al sol en Jerez están llenos de rostros que tratan de ocultar su pena, su indignación, por los azotes de la vida de una ciudad sin hoja de ruta, que necesita a gritos un cambio radical. No hay lunes al sol para aquellos que viven cada día como el último que les queda por vivir, sin ataduras diciendo lo que sienten sin miedo. Y eso lo hacen de lunes a domingo, peleando con las viejas deudas, no solo económicas. Soñando con que den las tres de la tarde y ella llegue con su sonrisa de ángel, hartita de coles pero siempre luchando contra viento, marea, sin desfallecer.

Los lunes al sol son para anotar, con cuidado y detalles, los desaires de quienes deberían dar gracias a Dios por haber contado en su momento con tu ayuda. ¿Y pasarles luego factura? No. No merece la pena por tantas y tantas razones, la principal es que tus energías están para quienes te necesitan y merecen tu cariño. Cada lunes es distinto, hay mañanas que tienen sones de tango, o de blues, menos el de ayer que fue de ruptura de unos que quieren su propio estado, su propia república y sus tribunales, que puede que sea una clave, la auténtica clave.

Los lunes al sol tienen tardes en las que Spotify te regala Alfonsina y el mar, y te emocionas porque esa canción siempre te gustó. El sol ya se ha ido, bueno en realidad sigue ahí, agazapado por si quieres ver sus últimos destellos pero para eso tienes que irte a la playa. Los lunes al sol se acaban y ya piensas en el martes, en idas y venidas, llamadas, mensajes en las redes, correos electrónicos llenos de ilusión, de esperanzas de llamadas que ¿nunca? se producen. Recuerdas, de pronto, a amigos y amigas que siempre estuvieron ahí, a lo suyo, que se sorprenden de tu llamada.

Los lunes al sol están llenos de matices, todo depende. Este fin de semana se fue con los ecos de las propuestas de reforma constitucional que hizo Albert Rivera, quien me sorprendió en Planeta Calleja, por arriesgarse en un rally, con vuelco incluido, justo el viernes en el que decía adiós al Parlamento catalán.

Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo Iglesias, Alberto Garzón, entre ellos anda nuestro futuro, un nuevo tiempo que no, necesariamente, implica que la juventud es garantía de éxito. Son listos pero necesitan la experiencia, sin manchas a ser posible. El 20D espero que muchos de los que están los lunes al sol no se equivoquen y piensen su voto. Yo, cada día que pasa, lo tengo más claro. Y además que esta semana brillará el sol. Lo sé.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído