paises_andaluces.jpg.png
paises_andaluces.jpg.png

"...reclaman el Alentejo y el Algarve portugués, el Rif marroquí, gran parte de Murcia, un trozo de la Vega Baja del Segura (de la Comunidad Valenciana) y la zona limítrofe con Andalucía de Extremadura y Castilla la Mancha".

Todo nacionalismo tiende a ensanchar sus fronteras. Fruto de esa idea expansionista de crear una gran nación mucho más extensa, fuera de sus márgenes, la Alemania nazi invadió Austria en 1938, se anexionó los Sudestes en Checoslovaquia y, tras ello, se apoderó en 1939 de Bohemia y Moravia, ocupó el territorio de Memel en Lituania y finalmente asaltó la ciudad libre de Danzing ( la actual Gdansk) que pertenecía a Polonia. Con este último movimiento del tablero geoestratégico empezó la Segunda Guerra Mundial.

Lo peor de todo es que estas incursiones fueron respaldadas con el beneplácito de gran parte de la población invadida. Estos habitantes mantenían, bien a través del idioma o de la supuesta raza aria, fuertes vínculos con el invasor, hasta el punto que, tras el asalto de Austria, se celebró un plebiscito en ese país para su incorporación a esa prevista gran nación alemana, en el que por supuesto ganó la opción del sí (excluyendo del voto a las minorías  judías y gitanas). Referéndum que fue manipulado para aparentar que alcanzaba el 99 del voto afirmativo del escrutinio y, de ese modo, demostrar consenso, legitimando, a posteriori, los desmanes fascistas. 

Idea parecida se ha alojado en el imaginario de los diversos  movimientos nacionalistas españoles. Así, los vascos, además de Navarra (posibilidad que está expresamente  incluida en la disposición transitoria cuarta de la Constitución española, siempre que el órgano foral navarro lo apruebe por mayoría), históricamente han  reivindicado parte del territorio de Cantabria, de Burgos y de la Rioja, e igualmente un buen trozo del Suroeste de Francia (lo que llaman Iparralde).  

Los gallegos también han reclamado una porción  de Asturias, de León y Zamora. De la misma manera, el nacionalismo catalán pretende crear un gran estado (los denominados países catalanes), en el que se incluirían  la comunidad Valenciana, Baleares y un gran gajo del Sureste de Francia,  junto con algunas poblaciones fronterizas de Aragón. Para este último objetivo, el Gobierno de la Generalitat Catalana riega con generosas subvenciones las asociaciones que promueven esa ilusión, que gota a gota va calando su concienciación entre los catalanohablantes. 

Justamente, los andaluces nacionalistas no han querido ser menos que sus hermanos vascos, gallegos y catalanes y también reivindican, en  ese sueño de una nación andaluza, los territorios próximos. En concreto, reclaman el Alentejo y el Algarve portugués, el Rif marroquí, gran parte de Murcia, un trozo de la Vega Baja del Segura (de la Comunidad Valenciana) y la zona limítrofe con Andalucía de Extremadura y Castilla la Mancha. Lo que llama más la atención es la reivindicación del Rif,  pues para los nacionalistas andaluces Andalucía se extiende por las dos orillas. Demandan no sólo las consabidas Ceuta y Melilla, que siguen perteneciendo a España actualmente como ciudades autónomas , sino  también todo el norte de Marruecos que formaba parte del imperio colonial España y que en 1921 se sublevó de Madrid  y permaneció durante  5 años independiente conformando la República del Rif. 

Esta idea de crear una gran Andalucía no nace sola. Hace unos meses se constituyó la ANA (Asamblea Nacional de Andalucía), a imagen y semejanza de la ANC, (Asamblea Nacional de Cataluña) hasta el punto de que en mayo de este año presentaron su programa en Cataluña de la mano de esta última organización y esbozaron  públicamente las demandas territoriales andaluzas. 

En cierto modo parecía que había un acuerdo en repartirse la Comunidad Valenciana, la parte más jugosa y amplia para los países  catalanes y la parte baja del Segura para los países andaluces. Parecía el pacto  Ribbentrop-Mólotov, que constituyó el acuerdo de no agresión entre Alemania y Rusia justo unos días antes del comienzo de  la Segunda Guerra Mundial.

La  ANA sostiene que Andalucía ya fue independiente varias veces,  y nos retrotrae a los remotos tiempos de los tartesos, en cuya época se desarrolló el primer estado andaluz totalmente autónomo. El presidente de esta asamblea, en su delirio, ha declarado que el 4 de Diciembre de este año declarará la República Federal de Andalucía Virtual, unos días después del 1 de octubre tras la posible declaración de independencia de Cataluña.¿Cuánta gente queda que crea en España?

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído