nighthawks_de_hopper.jpg
nighthawks_de_hopper.jpg

"Si aprietas demasiado el acelerador lo normal es que acabes con la chica de la curva compartiendo un bonito especial de Cuarto Milenio". 

Los que salen a la noche saben que nunca pasa nada. Como una suerte de profecía o mantra de autocompasión nos repetimos que, abatidos por no lograr nuestras metas en el tiempo presente, todo aquello que nos propongamos lo haremos mejor en el futuro. A menudo, olvidamos que la eternidad es un instante y que nuestros besos comunicantes se atrofian de bifurcarse hacia un mar residual de agua estancada cansada de sí misma como se desesperan las julietas cuando los romeos se demoran. Seguros de hacer lo incorrecto nunca hay suficiente reglas para sortear a la vida real en pos de lo más parecido a la felicidad que sabemos regar El árbol de la Ciencia del Bien y del Mal como los acantilados rugen a las olas.

Los que salimos a la noche sabemos que (casi) nunca pasa nada. Nuestras novias nos sobrevaloran. Ni a ciertas horas cualquier cosa se torna prodigiosa ni todas las noches resultan memorables. Eso sí, la afición nunca se pierde. Basta con que cada tanto descubras un lugarcito estupendo para tomar una copa para animarte a salir. Con suerte, te cruzarás con gente que decide esa noche del año abrir su corazón y eso, perdónenme la cursilada, no está nada mal. Por otro lado, cada cual tiene sus camaradas oportunos para acometer un plan u otro. El exceso de equipaje nunca ayuda y más de cuatro personas dificultan el movimiento.  Y respecto a la alquimia pierdes la ilusión a temprana edad: el material es deficitario y muy usado. La excepción solo confirmará la desilusión. Pero, igual, si en mitad del desierto hallas el oasis no está mal y caerás en los brazos de Venus de Milo.

De la noche hay que saber retirarse a tiempo. Las calles se llevan en uno y el aroma de su flor, también. Si aprietas demasiado el acelerador lo normal es que acabes con la chica de la curva compartiendo un bonito especial de Cuarto Milenio. Hay temporadas que estirar el chicle amarga . Hay meses oportunamente suaves que regeneran.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído