La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en un acto reciente.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en un acto reciente.

Libertad es poder pensar, actuar, decir y expresar lo que sentimos según nuestro criterio. Libertad es poder disponer de uno mismo pero respetando a los demás. Sin más limitación que el respeto a la libertad del otro. La libertad te lleva a ser responsable tanto individual como colectivamente.

Quizás los madrileños carezcan de estos derechos de esta cualidad o estado de la persona, y no lo sabíamos. Y digo esto por cómo la señora Ayuso va asustando al personal con titulares escritos con un estilo mamporrero, belicoso... Primero con el populista socialismo o libertad y después con el oportuno comunismo o libertad. Pregunto si las comunidades gobernadas por socialistas o el mismo país, es decir España, le falta ese derecho o condición. No lo veo así y ellos, los que gritan está consigna, tampoco.

La libertad guía nuestras vidas, es verdad que las decisiones de los políticos y sus gobiernos condicionan y, ¡a qué engañarnos!, manejan nuestras vidas por eso hay que tener mucho cuidado en quién confiamos, en qué manos nos ponemos.Qué es lo  mejor y más conveniente tanto para nosotros mismos, como para el resto de la comunidad. Por eso no entiendo a ciertos políticos/as con sus medidas, palabrerías, mentiras, transfuguismo o que se vendan por 30 monedas a otro partido para estar pese a quien pese, caiga quien caiga en el poder

Veo con pesar que los hay sentados en primera fila. Parece que hubiera más de lo que desearíamos de falta de ética, dignidad, inteligencia para estos tiempos duros y tan complicados. Puede que estas actitudes y aptitudes coincidan con algunos trabajadores de empresas, negocios, en fin, empleados en general que ustedes conozcan de primera mano. Y no debe ser la norma porque mal iríamos. 

Pero además ser político no debe ser cualquiera, son nada más y nada menos, que servidores públicos y como tal deben actuar. Ya escribí por aquí que el fin último de la política es mejorar la vida de los ciudadanos. Están para ese cometido y no otros. Nosotros, la población, ponemos nuestra confianza en ellos, no para que vayan medrando sin contemplaciones a la vez que se mira para otro lado en  casos de corrupción y otras lindezas.

Así las cosas y los hechos, como dice Luis García Montero en uno de sus artículos, y desde aquí me sumo a sus reflexiones: "Me gustaría entender la verdad de los votantes de pueblos y barrios de Madrid que se disponen a votar a los que maltratan su sanidad, su educación y sus derechos laborales". Pues sí, estos ciudadanos son los que reciben su IMV (Ingreso Mínimo Vital). Ayuda a las pymes, a los trabajadores con sus ERTE, hombres y mujeres que no se les ha dejado en la estacada, como así se hizo en la anterior crisis cuando gobernaba el PP de Rajoy. 

O como regular los alquileres. Y es preocupante porque son muchos los que no pueden abonar alquileres abusivos, ya sea por carecer de empleo o por los sueldos precarios que suelen pagarse en España. Si ganas un sueldo con el que solo puedes pagar tu piso, dime con qué vives. Luego está la Ley de la Eutanasia para morir con dignidad, ojo, sin que nadie te oblige a tomar esta decisión. Es un derecho como el divorcio o el aborto sin que nadie te obligue a tomar esta decisión, así como tampoco prohibirtela.

Dónde está pues la falta de libertad. ¿En las restricciones de movilidad? Recuerdo que hay comunidades gobernadas por el Partido Popular que llevan a cabo restricciones duras y necesarias por la salud pública y no veo en sus filas ni en sus líderes socialistas o comunistas.

¡Qué viene el coco, vamos! Pues que el coco, o los cocos, se pongan a trabajar unidos para poder seguir manteniendo los derechos conseguidos y por los que están por venir: más inversión en Sanidad pública, Educación pública, inversiones para la violencia machista, utilizar los fondos para la igualdad  de género (FIG), etc, etc.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído