Leyendas urbanas: "A mi Nokia 3310 le duraba la batería toda la semana"

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

nokia_3310.jpg
nokia_3310.jpg
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición World Travel Market.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Cualquier tiempo pasado fue mejor. Eso dicen los más nostálgicos y/o pesimistas echando la vista atrás. Y esa frase es válida para tantas cosas... incluso para la telefonía móvil.

Cualquier tiempo pasado fue mejor. Eso dicen los más nostálgicos y/o pesimistas echando la vista atrás. Y esa frase es válida para tantas cosas... incluso para la telefonía móvil. 

A estas alturas del siglo XXI, los smartphones o teléfonos inteligentes cuentan con unas especificaciones realmente potentes. Es muy posible que nuestros móviles sean técnicamente superiores a nuestros ordenadores de hace diez o 15 años. Quién lo diría... tecnología punta que cabe en nuestro bolsillo. Aunque no todo es de color de rosa. Nuestros móviles pueden tener pantallas de altísima resolución, contar con ocho núcleos o cuatro gigas de ram (sea lo que sea eso), pero lo que son las baterías... dan pena. 

Sí, lo dejamos toda la noche cargando, lo desenchufamos y en pocas horas la batería parece estar pidiéndonos una carga urgente. ¿Para qué queremos un móvil tan potente si cuando le damos un uso medianamente intensivo nos arriesgamos en pocas horas a estar desconectados o desconectadas? A la vista está que se están vendiendo como churros las baterías externas.

Y aquí recurrimos a la melancolía del ayer y más de una vez he leído a gente lamentándose de que a su viejo Nokia 3310 la batería le duraba todo una semana. ¡Madre mía! ¿Qué móvil de hoy puede igualar semejante hazaña? Refresquemos la memoria. Nuestros Nokia 3310 (o cualquiera de los móviles de entre finales de los 90 o principios de los 2000) eran la leche. Con ellos podíamos pasarnos horas y horas chateando en el WhatsApp sin el dichoso aviso de que nos estábamos quedando sin batería. Podíamos estar en el Twitter, en el Facebook o en el Instagram a tope, sin miedo a quedarnos desconectados, todo gracias a sus cuasi infinitas baterías. Podíamos hacernos 14.459 selfies de un tirón y elegir uno o dos de ellos para subirlos a todas nuestras redes sociales buscando el like del chico o la chica que nos gusta. 

El navegador web, otra maravilla: podías verte todas las alineaciones de la historia del Real Madrid sin miedo a perder detalle gracias a su gigantesca pantalla.  Por no hablar de los juegos: tenías desde la serpiente hasta el Candy Crush, al que podías echarle horas infinitas jugando a ese nivel que se te resiste, a la espera de unas almas caritativas que te pasen vidas. 

¿Por qué este retroceso? ¿Por qué nuestros móviles de ahora duran unas pocas horas y necesitan ser cargados a la noche como muy tardísimo? ¿Qué tenían los móviles de antes para tener tantísimos días de duración de la batería? Mediten. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído