foto.jpg
foto.jpg

El otro día me desayuné con dos noticias que parecían sacadas de un guión firmado entre Berlanga y Miguel Mihura, con la colaboración de El Mundo Today y La Hora Chanante. La Sexta tuvo que reprimir sus ansias de titular "A pedo limpio" la noticia de que dos clanes rivales se habían enfrentado en Valencia a causa de las flatulencias incontroladas de un miembro de uno de ellos, detonador de la explosión que acabó con heridos y la intervención de la Policía. 

En segundo lugar, mucho más cerca, numerosos compañeros de profesión se 'desorinan' con el hecho de que unos cacos fueran atrapados tras un latrocinio jamonero en Sanlúcar. La cosa habría sido diferente si no hubieran perdido el aceite -ellos no, los jamones- que llevaron a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de la zona a apresar a estos auténticos rateros ibéricos.

No me cuesta imaginar en un sketch de Amanece que no es poco a los protagonistas de la pedorra trifulca, al igual que no me habría parecido raro que Mortadelo (casualidades de la vida) y Filemón fueran los encargados de seguir el correoso rastro jamonero en sus aventuras por la Costa Noroeste.

Episodios de este calibre son como la sal y la pimienta que nos distenden de pensar en los verdaderos problemas que padecemos -prima de riesgo otra vez disparada, familias sin recursos, incertidumbre política, crispación permanente, las dos españas- y nos permiten reírnos un rato, como si la cosa no fuera con nosotros. Como si fuéramos meros espectadores pasivos de una descacharrante comedia que ocurre en, no sé, Caracas o Burkina Faso. Hasta que nos despertamos y nos damos cuenta de que, tragicómicamente, no es así. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído