Plaza de Toros de El Puerto en una imagen de archivo.
Plaza de Toros de El Puerto en una imagen de archivo.

Ahora la tauromaquia es cosa de todos. Es lo que ha dado a entender el viceconsejero de la Junta de Andalucía, Antonio Sanz (Partido Popular), en el acto de presentación del programa ‘Fomento de la cultura taurina de Andalucía 2019’, la pasada semana, en el que anunció que la Junta se iba a “volcar con el mundo de los toros”. ¿Cómo pretenden volcarse? Pues es simple, destinando recursos públicos procedentes de nuestros impuestos a potenciar las actividades formativas de nuevos profesionales del toreo, organizando ciclos taurinos, haciendo pedagogía taurina, en definitiva, apoyando la causa.

Como tantas cosas en esta España el toreo es liberal y privado hasta que se convierte en una ruina; entonces cabe reformular la ideología. “Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros”, que decía Groucho Marx. Pero seamos objetivos, el negocio taurino no se sostiene.

Hablan los datos del Ministerio de Cultura: En el histórico 2007-2017, expresado en porcentajes, los festejos que se celebran en cosos taurinos han descendido un 57,5%, a pesar de tener ciertos “favores” de la administración pública (rebaja de los cánones de las plazas de toros, cesiones gratuitas, etc). En números contantes y sonantes: desde 2007, año en que hubo 3.651 festejos en plaza, y 2017 en que hubo 1.533, el descenso ha sido de 2.098 festejos. En 2017, por ejemplo, de los 1.733 cosos taurinos existentes, solo se utilizaron 415; un 76% no acogió ninguna corrida, según datos de AVATMA. Casi nada.

Antonio Sanz, en el acto de presentación del programa 'Fomento de la cultura taurina de Andalucía 2019'.

Es decir, que el empresario-promotor observa con cierto riesgo invertir en tauromaquia más allá de las corridas con figuras de impacto medio-alto (las llamadas plazas de primera categoría), llámese José Tomás, el Juli o sucedáneos. La autorregulación del mercado, doctrina liberal por excelencia, esa “biblia” a la que aluden los sectores conservadores, ha dictado sentencia: la tauromaquia cada día interesa menos. El liberalismo viene discutiendo su rentabilidad. Ya sea por ser una fiesta anacrónica y torticera, bien porque el público no quiere achicharrarse al sol, tal vez por que las entradas sean muy caras o el “espectáculo” aburrido, motivos hay varios, las plazas están experimentando un vacío progresivo.

Echando la vista al pasado reciente, en realidad la tauromaquia ha enriquecido siempre a unos pocos terratenientes, que solo bebiendo de lo público han podido seguir perpetuando su status, porque la industria en sí no genera grandes beneficios.

PP, C´s y Vox presumen de liberalismo en sus mítines y respectivos programas, de dejar al mercado marcar las tendencias. Con la tauromaquia, como ya hicieron los populares a nivel estatal con las autopistas o los bancos, han decidido hacer una excepción. Entienden que hay que apoyar públicamente a la fiesta, salvarla de su decadencia inyectando dinero público, utilizando los recursos disponibles en la Junta de Andalucía. Un rescate en toda regla que contradice sus postulados políticos: no hay nada menos liberal que dedicar recursos a la tauromaquia.

En esta ocasión, la identidad españolista de montera y peineta ha sido más poderosa que los postulados de John Locke o Kant, ese autor que no leía Albert Rivera. El rescate a la tauromaquia lo pagaremos entre todos los andaluces. Ole.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído