Regreso al futuro

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

carrusel.jpg
carrusel.jpg

LA ROTONDA. Jerez necesita salir del laberinto y reencontrarse a sí misma. Retomar su fecundo legado tras décadas -especialmente la última y media- en las que parece caminar como pollo sin cabeza, sin rumbo y agonizante.

Miren el carrusel fantasmagórico de la imagen. Imaginen que la ciudad está subida en él. Gira y gira sin saber a dónde. Mientras, los mecanismos enmohecen, las oportunidades pasan de largo y el paisaje es desolador. Jerez necesita salir del laberinto y reencontrarse a sí misma. Retomar su fecundo legado tras décadas -especialmente la última y media- en las que parece caminar como pollo sin cabeza, sin rumbo y agonizante. El municipio, la quinta ciudad de Andalucía, uno de las comarcas más grandes del país, necesita regresar al futuro. Y el Museo Arqueológico, como una señal perdida que de pronto se transforma en chispazo de esperanza, se ha convertido -seguramente sin que nadie lo hubiese predimeditado- en una estupenda antorcha que alumbra la senda a seguir.

En los últimos meses este equipamiento cultural, enclavado en el originario centro de la ciudad almohade, ha logrado el certificado de Excelencia del portal Trip Advisor -la Biblia de los turistas-; ha enviado una de sus piezas estrella al Bellas Artes de Bilbao; y ha conseguido que la todopoderosa Google incluya muchas de sus piezas en el ambicioso proyecto Art Project en el que participan más de medio millar de museos del mundo, solo 45 instituciones españolas. A todas estas grandes noticias, se suma la organización de un festival de música alternativa en uno de sus patios singulares; la próxima celebración de los Cursos de Otoño; una intensa actividad en torno a una exposición sobre las alfareras del Rif y sobre el intramuros jerezano; una puesta en común vecinal sobre qué casco antiguo queremos; y una oferta didáctica con todas las plazas cubiertas en el presente mes de agosto para menores de la ciudad. Sumen: educación, cultura, turismo, empleo, bienestar social. ¿Quién da más?

Como todo el mundo sabrá, el Arqueológico celebra 80 años de su apertura al público

El Museo Arqueológico marca sin querer la manoseada hoja de ruta de la que alardean todos los políticos sin que realmente exista tal cosa. Jerez tiene la enésima oportunidad de regresar a sus orígenes, planificarse, y salir adelante tras años de depresión, fractura social y facturas políticas. El caso del valioso proyecto que dirige Rosalía González en la plaza del Mercado, en pleno alma de intramuros, es un grandísimo ejemplo no solo para vislumbrar qué oportunidad de futuro le espera a esta ciudad si se recupera el discernimiento, sino para evidenciar que no todo es dinero  y que la suma de todos es siempre más productiva que la división.

El Arqueológico de Jerez cumple en este 2015 -efeméride que todo el mundo conocerá- 80 años de su apertura al público. En 1972 el museo se cerró. En 1983, con el primer ayuntamiento democrático -gobernado por un tripartito-, se dispuso su actual ubicación en San Mateo. Tras una profunda rehabilitación reabrió sus puertas en 1992. En 1997 pasa a formar parte del registro de museos de Andalucía. En 2005 cierra sus puertas para acometer un proyecto de ampliación. Arranca la duplicación de la superficie expositiva, repleta de tiras y afloja, e innegables vicisitudes. Sin embargo, hasta de la peor época reciente que recuerda la ciudad, la de la orgía especulativa, supo el Arqueológico sacar provecho. Gracias al proyecto desterrado de la Ciudad del Flamenco y al boquete de la locura del parking subterráneo del Arenal aparecieron hallazgos únicos que incluso reescribieron parte de la historia de la ciudad, según aseveraron los expertos en su momento. 

Quizás sea difícil encontrar en Jerez un ejemplo más nítido que el Museo Arqueológico de que haciendo las cosas bien esta ciudad tiene futuro.

El anterior gobierno socialista buscó la financiación y aprovechó los proyectos anteriores; hubo problemas, dificultades en las fases de un a ratos interminable proyecto; la llegada del ejecutivo popular desatascó la recta final de la ampliación y fue a finales de 2012 cuando la exalcaldesa Pelayo cortó la cinta inaugural de un equipamiento en el que también han sumado entes como la Diputación provincial y el Gobierno central, que han aportado fondos en mayor o menor medida con independencia de qué color gobernaba. Quizás sea difícil encontrar en Jerez un ejemplo más nítido y simbólico de que haciendo las cosas bien esta ciudad tiene todo el futuro del mundo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído