El PP quiere resucitar el centro (ahora)

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

captura_de_pantalla_2017-06-28_a_las_16.35.02
captura_de_pantalla_2017-06-28_a_las_16.35.02

LA ROTONDA. Después de ajusticiar la Ciudad del Flamenco, ampliar la ORA por intramuros y paralizar la reordenación de Belén y diversas actuaciones desde Emuvijesa, los populares, con Pelayo al frente, expresan su compromiso de salvar al casco antiguo de la ruina.

En la semana que salía ardiendo Doñana, reserva de la Biosfera, por causas aún desconocidas, uno no podía dejar de imaginar a un pirómano tratando de apagar ese fuego al ver la foto, días después y ya con el incendio bajo control, de la plana mayor del PP de Jerez tras reunirse con la asociación de vecinos del centro histórico. Si uno desmenuza la nota de prensa posterior que remitieron los populares después del encuentro, no puede dejar de moverse entre el estupor, la indignación, la vergüenza ajena, o las tres cosas a la vez. En dicha nota, el PP apenas habla, sino que en gran parte del texto traslada la preocupación de los vecinos de intramuros por la situación de deterioro del casco antiguo de la ciudad y expresa su malestar porque el gobierno de Mamen Sánchez no cuente con ellos para el Plan de Movilidad del Centro Histórico. El malestar de los vecinos de esta zona de la ciudad, de cuya recuperación se viene hablando desde los 80 del siglo pasado, no es ni mucho menos nuevo. Su presidente, Alejandro González, es colaborador habitual de lavozdelsur.es y la pone de manifiesto con gran precisión y acierto cada miércoles en su columna Amurallados.

Lo bochornoso llega cuando en la nota se lee que el PP, con la exalcaldesa Pelayo al frente, se compromete "a analizar todas las iniciativas que favorezcan el repoblamiento del nuestro centro histórico, así como la accesibilidad al mismo y fundamentalmente la creación de empleo" y "recuerdan que durante los cuatro años de mandato del PP en el Ayuntamiento se iniciaron los trámites y se definieron los fondos para iniciar la deseada revitalización". Por citar solo tres ejemplos del 'impulso' que el gobierno de Pelayo dio al centro hay que recordar el puntillazo que asestó al proyecto de la Ciudad del Flamenco, tras una larga batalla para que el Gobierno central lo hiciera suyo; la ampliación de las plazas de estacionamiento regulado (ORA) por las callejuelas de intramuros (nadie sabe con quién consensuó este asunto capital, pues hasta los vecinos hablaron de ocultamiento pasadas las municipales de 2015); y, para colmo, el incumplimiento de sus propias promesas para acometer la reordenación de un espacio clave para el resurgir de este área de la ciudad, como es la zona cero de la plaza Belén.
Según han informado fuentes municipales a este medio, a finales de diciembre de 2014, el ejecutivo popular ordenó paralizar la obra para devolver la vida a
l boquetarro que ha dejado el malogrado proyecto de los suizos Herzog & De Meuron (17 millones de euros enterrados, recuerden). Si en marzo de 2014, el PP aprobó multiplicar las plazas de zona azul por el centro histórico y su primera corona (un 97% más de plazas de pago), a finales de ese mismo año dejó en suspenso la anunciada reordenación en Belén, que iba a ser supuestamente clave para la enésima reinvención de un casco histórico que, ya saben, se cae a pedazos. La Delegación de Urbanismo realizó una propuesta de gasto de 999.971,20 euros para ejecutar el proyecto para reabrir la céntrica plaza tras una década empantanada por obras a medio acabar. El Interventor informó favorablemente y se retuvieron los créditos necesarios. En cambio, en un informe de 30 de diciembre de 2014, se ordena la parálisis. 

"Se ha decidido por razones de prioridad, que no se continúe con la ejecución de estos proyectos durante el presente ejercicio económico, por lo que se solicita que se realicen los trámites necesarios para que se anulen las operaciones contables que se hubieran realizado al efecto y se libere el crédito que se encuentra retenido y pueda financiar otras actuaciones", reza el expediente de Urbanismo. ¿Cuáles fueron esas otras actuaciones? Se desconoce, pero desde luego intramuros iba a seguir cayéndose a pedazos un año más. Eso, por no hablar de que tras encargar Emuvijesa, la empresa municipal de vivienda, un diagnóstico exhaustivo sobre el intramuros jerezano y articular diferentes propuestas de reactivación, todas y cada una de ellas fueron pasto de las llamas de un mandato que para el centro histórico, desde luego, fue para olvidar.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído