La OIH no es de la ONU

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

En el Ayuntamiento de Jerez hay un ente que se llama Oficina de Intermediación Hipotecaria (OIH) que lleva años funcionando. Y funciona bien. Tras una gestión personal de la alcaldesa Mamen Sánchez para evitar un desahucio, ha salido el concejal del PP Antonio Saldaña a recordar la existencia de dicha oficina y su intervención positiva en un importante número de casos. Casualmente, la semana pasada, días antes de la constitución de la nueva Corporación, este cronista estuvo hablando del tema de los desahucios en Jerez con una trabajadora municipal del área de Bienestar Social y me comentó precisamente el trabajo serio e impecable que se estaba llevando a cabo desde esta oficina municipal.

Por eso, el día de la investidura, me chocó que se hablara desde todos los grupos de izquierda de los desahucios, de su compromiso en frenarlos, sin hacer mención alguna a la existencia de la oficina que lleva años funcionando en el Ayuntamiento de Jerez. Desde PSOE, Ganemos Jerez e IU se hicieron distintas referencias a este problema como si hubiera que partir de cero, es decir, no se dijo “hay que potenciar la OIH”, “hay que redoblar los esfuerzos de la OIH” o incluso “hay que replantearse la OIH” –lo que hubiera indicado conocimiento y evaluación, aunque fuera crítico-, sino que directamente se puso la cuestión de los desahucios sobre la mesa sin calibrar qué se estaba haciendo ya desde el Consistorio.

Supongo que habrá lectores a los que le parezca un tema baladí y que piensen que en un acto de estas características –la constitución de la Corporación- con enunciar una serie de premisas y compromisos de programa es suficiente, ya que, al fin y al cabo, el plato fuerte del día era decidir quién iba a ser la alcaldesa. El cronista entiende que este hecho –no saber lo que se está haciendo- denota dos posibilidades, una vez más no necesariamente excluyentes: ignorancia y/o sectarismo. Ignorancia, en el mejor de los casos, la de concejales que son todos nuevos en la Corporación, no se han molestado en conocerla, y que incluso tampoco han tenido una transición amable con los antecesores de sus respectivos partidos (salvo en el caso de Ganemos Jerez, claro está, 100 por cien nuevo). Puede que haya sido por sectarismo, uno de los grandes males de la política española en general. El sectarismo básicamente se puede resumir en “si no lo he hecho yo, no existe”, algo que ya hemos visto que ha pasado con algunos temas en los relevos PP-PSOE en el gobierno municipal que se han sucedido tras la derrota de Pedro Pacheco en 2003, cualquier cosa excepto reconocer que el partido rival ha hecho algo bien. Pero no hay que descartar que hayan sido los dos motivos…

Claro, gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones… lo verdaderamente importante es que ninguna familia más se quede en la calle, pero no está de más conocer el terreno que se pisa y reconocer el trabajo bien hecho.   

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído