Antonio-Fernández-Attac-300x198
Antonio-Fernández-Attac-300x198

Antonio Fernández Sancho, miembro de Attac Jerez

Las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina por lo que el gobierno del PP -que ha venido incumpliendo sistemáticamente su programa electoral- ha aprobado una reforma fiscal donde anuncian a bombo y platillo una rebaja de impuestos.

En primer lugar, debemos recordar que cuando el ejecutivo de Rajoy llegó a la Moncloa subió tanto el IRPF como el IBI y más tarde el IVA. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es un impuesto directo y de carácter progresivo, es decir, quien más gana más paga. Además, están obligados a hacer la declaración de la renta aquellas personas con salarios superiores a 22.000 euros, y quienes hayan percibido hasta 11.200 euros procedentes de varios pagadores (y la suma de lo percibido por el segundo y restantes excede los 1.500 euros al año).

Esta reforma fiscal acaba va en contra de la progresividad tributaria que consagra la Constitución (artículo 31.1), puesto que eliminan dos tramos del IRPF, pasando de siete a cinco tramos. Precisamente desaparecen los tramos superiores, por lo que los grandes beneficiados serán las rentas más altas. De manera que a partir de ahora un trabajador que perciba algo más de 60.000 euros anuales pagará el mismo IRPF que por ejemplo Emilio Botín.

Esto significa que una minoría de contribuyentes serán los grandes beneficiados de esta reforma, tal como denuncia el Sindicato de los técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA), puesto que 73.781 personas en nuestro país son quienes actualmente ingresan más de 150.000 euros, es decir, sólo el 0,38% de los contribuyentes y que ahora pasarán a pagar hasta un 7% menos en su declaración de la renta. Mientras que los más de 11,5 millones de trabajadores y pensionistas cuyos ingresos son inferiores a 11.200 euros brutos anuales no se verán afectados por esta reforma.

Como dije al principio el Gobierno subió el IRPF, por lo que esta reforma devuelve los valores que había antes de la entrada del Partido Popular en el Gobierno, incluso mantiene la subida a las rentas medias. Beneficiando a quienes más ganan porque pasarán a pagar menos impuestos.

Algo que el Gobierno no nos aclara es qué sucederá en el caso de que no les salgan las cuentas para cumplir con el objetivo de déficit, puesto que esta reforma no estaba incluida en el Programa de Estabilidad. Por lo que mucho me temo que subirán otros impuestos como el IVA, que por cierto pasa del 10 al 21% para materiales y productos sanitarios (como por ejemplo: vendas, apósitos, jeringuillas, termómetros...).

Con esta reforma fiscal el ejecutivo prevé recaudar 9.000 millones menos, lo que sin duda será la excusa perfecta para que disminuyan nuevamente el gasto social. En definitiva, el PP continúa con su programa oculto para desmantelar el Estado del Bienestar y los servicios públicos.

Bajo mi punto de vista el Gobierno debería haber reforzado el carácter progresivo del IRPF, en lugar de reducir tramos. Esta opinión personal coincide con el informe sobre el sistema tributario español realizado por la ONG Oxfam Intermón titulado Tanto tienes, ¿tanto pagas? Fiscalidad justa para una sociedad más equitativa, publicado el pasado mes de mayo. En dicho informe la ONG aboga además por suprimir el modelo dual de IRPF (rentas del trabajo y del capital) puesto que las rentas más altas (habitualmente rentas de capital) quedan en muchos casos fuera de la tributación al utilizar instrumentos como las SICAV (Sociedades de Inversión de Capital Variable).

Habrá que seguir esperando que los impuestos algún día sirvan realmente para redistribuir la riqueza del país y no como política de maquillaje de cara a las elecciones.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído