Los doctos de la medicina alternativa sostienen que practicar la Gratitud puede ayudar a eliminar los sentimientos tóxicos. Así que no nos estresemos demasiado durante estas fiestas con las comilonas y las calorías extras, porque el trabajo emocional que ponemos durante nuestras celebraciones, encuentros con amigos, zambombas y demás saraos, puede ser bueno para nuestra salud espiritual y por lo tanto también para nuestra salud física y mental.

Al menos eso es lo que dice el renombrado Deepak Chopra, doctor, experto en medicina holística, autor de un gran número de libros de éxito y con el que he tenido y tengo la suerte de estudiar. Él dice que expresar Gratitud en fechas como éstas no es solamente una tradición, si no que es bueno y hace bien tanto al cuerpo, como al espíritu. Y dentro de un mes, cuando la gran mayoría de las personas vuelvan a sentirse preocupadas, frustradas y descontentas sea por el mal tiempo, la economía, o por toda la morralla política de fraudes y corrupciones varias, un esfuerzo por ser un poquito más agradecido, por la razón que sea, por muy pequeña que ésta sea, puede ayudar a deshacerse de esos sentimientos "tóxicos", aunque sea solamente durante unos pocos días. Él explica que la rabia y la hostilidad pueden producir inflamación no solamente en nuestra mente, sino también en nuestro cuerpo y, sin embargo, expresar la Gratitud es un modo de sanación.

La Gratitud cura. La Gratitud expande nuestra conciencia y hace que nuestro enfoque cambie de algo que ciertamente te daña, a algo que te cura. Pero no es suficiente sólo con atiborrarse de langostinos, cordero, salmón, chacinas y pestiños, sino que hay que practicar en manera real y deliberada la gratitud hacia compañeros, amigos y familia, o con cualquiera que se cruce por la calle, con el fin de aprovechar los beneficios espirituales.

En este sentido, se puede hacer una simple meditación, tomando consciencia del momento que se está viviendo, calmando de esta manera la mente, poniendo la atención en la zona del corazón, y simplemente preguntarse a sí mismo: "¿De qué estoy agradecido?" Si uno se hace esta pregunta dentro de su propia quietud, las respuestas surgirán espontaneas. No se tiene que ir buscando la respuesta, solamente hay que plantearse la pregunta y permitir que llegue cualquier tipo de sensación, imagen, sentimiento o pensamiento.

Deepak dice que las personas que practican este tipo de ritual, tienen una mejoría notable en su funcionamiento inmunológico, un cambio en sus hormonas... Parece ser que realmente este tipo de cosas tiene consecuencias biológicas muy poderosas. Así que, aunque solamente sea por nuestra salud y por nuestro sistema inmunológico, aprovechemos y seamos un poco más felices y agradecidos durante estas fiestas… que luego, Dios dirá…  

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído