reyes_magos_2017-8.jpg
reyes_magos_2017-8.jpg

Mis queridos Reyes Magos:

Aunque me digan que todo es enajenación de persona ya avejentada, yo sigo esperando ilusionado en cada noche del 5 de enero de todos los años. Y espero, porque sé que, como magos, tenéis el don de transformar los sueños en hechos inmutables. Es por ello, que públicamente os pido la aquiescencia para mi particular calendario.

En primer lugar, deseo una Andalucía libre. Libre de ceremoniales caducos que no conducen sino a la parálisis de su desarrollo que debe ser imparable. Libre del falso andalucismo que llevan algunos constantemente en los labios y que lo que oculta es inoperancia y desengaño. Libre de la especulación sin desmayo, descarada y de guante blanco, que tanto ha herido y sigue hiriendo a este terruño nuestro en su presente y en su histórico antepasado. Libre del desatino urbanístico desarrollado durante años por causa del capricho y, seguramente, provecho de unos cuantos. Libre como entidad territorial y con sus tesoros, que son muchos, bajo los brazos.

En segundo lugar, añoro una Andalucía más culta, más vanguardista, más participativa. De menos cháchara alrededor de la mesa camilla, de menos círculos viciados, de menos santones dentro de las artes varias que son los que cercenan el brote de la nueva savia, de menos pesebre, de menos pesebre, de menos pesebre. Una Andalucía que sepa sacar a la calle, lo mismo los buenos días que las buenas tardes; incluyendo a las noches del Bahía o del Pay-Pay, en donde las teclas del chachachá se entremezclaban con las burbujas del champán que te ofrecían las damas de luna llena. (Y el poeta enmarcado en ocho espejos, con sus versos taladrados a golpe de vista en una servilleta cualquiera)

"Ambiciono una Andalucía de identidad completa. Una Andalucía abierta en canal hacia su singularidad como pueblo"

Por último, ambiciono una Andalucía de identidad completa. Una Andalucía abierta en canal hacia su singularidad como pueblo y que ya debería estar luciendo, de punta a punta, por entre sus montañas encadenadas repletas de misterios, por entre sus ríos, por entre las marismas: la seductora balconada hacia sus mares, el alba del éxtasis y la recogida de la estrella luminosa y reina para la meditación y el desenlace…ocio y poesía a raudales. Una Andalucía volcada, definitivamente, sobre el verde y el blanco-espuma que bañan ambos los corazones de los andaluces en el diario. Una Andalucía de tierra fértil, abundante, y de agua sanadora discurriendo clara desde el manantial más cercano.

P. D. No sé, mis muy queridos Reyes Magos, si este peticionario pecó en exceso de los encargos. Que yo he puesto lo que me ha dictado mi ánimo. Que podría haber continuado y continuado hasta, probablemente, romperos los fardos. Pero soy consciente, porque mis padres me lo enseñaron, de que no hay que ser avaricioso (ya se sabe que la avaricia rompe el saco). Así que, me voy corriendo a dejaros los zapatos en la terraza de mi pobre piso de extrarradio, por si acaso.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído