Los Javis y las protagonistas de la versión cinematográfica de 'La Llamada'.
Los Javis y las protagonistas de la versión cinematográfica de 'La Llamada'.

“Lo hacemos y ya vemos”. Esa es la filosofía de La Llamada, el musical escrito y dirigido por Javier Calvo y Javier Ambrossi que después se convirtió en película. Una filosofía que a mí siempre me cuesta llevar a cabo pero que desde que vi la cinta suena mucho en mi cabeza.

En mi caso primero fui al cine. Y hace unos días acudí a Madrid expresamente para ver el musical. Musical que por cierto lleva seis años interpretándose. Se dice pronto. Ahora han anunciado que van a hacer gira por España y si la gira pasa por la ciudad en la que resido volveré. Porque valen la pena las risas (y más cuando una no es de reírse fácilmente) y las reflexiones a las que te lleva esta historia a priori un tanto loca pero con situaciones tan cuerdas como la vida misma.

Trata temas como la religión y la homosexualidad, la amistad y la juventud, la libertad y el amor. Todo a través de los personajes de Dios, unas monjas y dos jovencitas que primero están un poco perdidas pero que en el fondo tienen claro lo que quieren y luchan por ello. Dos amigas que terminan de forma muy diferente la historia. Todo resulta muy absurdo pero lleva a situaciones de lo más familiares. Si la película ya me resultó una obra de arte, el musical más aún. La magia de un teatro siempre está por encima de la de otras artes escénicas. El elenco de actores es maravilloso. Va rotando.

En la sesión a la que acudí pude disfrutar de las voces de Angy, Andrea Guasch y Roko. De la elegancia de Paco Arrojo. De la naturalidad de Alicia Orozco. En un primer momento se puede pensar que algunos de los actores son conocidos por ser cantantes y no por sus dotes para interpretar. Pero al ver la obra queda claro que lo de la interpretación también es lo suyo. Por el escenario han pasado artistas como Belén Cuesta, Macarena Gómez y Anna Castillo, protagonistas también de la película, Ruth Lorenzo,  Nerea de OT, Raoul de OT o Lucía Gil entre otros. Todos estos nombres son un ejemplo de que Javier Calvo y Javier Ambrossi apuestan por quienes merecen oportunidades.

Si hay algo fundamental en un musical son las canciones. Y menudas canciones. Pasan del “si esto es Fe tómame” a “cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro chulazos que me la guardan”. Pasan de baladas a electro latino. Y pasan de Whitney Houston a Presuntos Implicados. En esta obra todo es una mezcla bizarra que da como resultado la exquisitez.

Y si la historia me resulta atractiva, más aún me lo resulta la forma en la que La Llamada comenzó. Javier Calvo y Javier Ambrossi empezaron con esta historia en el hall del Teatro Lara. Sus padres les llevaban tortillas de patatas porque no podían permitirse ni un catering. Ahora su idea se ha convertido en un gran éxito que cuenta con premios Goya y que está a punto de recorrer el país. En definitiva, lo que me atrae es que estos dos jóvenes son un buen ejemplo de dos chicos que tuvieron que poner copas para ganarse la vida pero que no dejaron de luchar por su sueño. Y sueño conseguido.

Ahora La Llamada ocupa una de las salas principales del Teatro, agota entradas en muchas de sus sesiones, están a punto de hacer gira... Los Javis se han convertido en algo que va más allá que profesores de OT o en invitados de los programas de televisión más exitosos. Se han convertido en dos directores de éxito que han logrado sacar de la nada un gran trabajo, en dos jóvenes que han creado a Paquita Salas y han conseguido que hasta Netflix se fije en ella. Se han convertido en un ejemplo para tantas personas de su generación que todavía hoy trabajan poniendo copas, como ellos hicieron durante años, mientras intentan sacar sus proyectos adelante. Y sobre todo se han convertido en una muestra de que hay que agradecer siempre a las personas que han estado en las buenas y en las malas. Al principio tiraron de familiares y amigos para poner en marcha algo pequeño. Hoy en día, convertido en algo grande, bien podrían tirar de grandes estrellas. Pero no. Ellos continúan dando trabajo a los suyos. Y eso se percibe en el resultado final de sus proyectos. Ese es su gran éxito.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído