pleno_investidura_mamen_sanchez23.jpg
pleno_investidura_mamen_sanchez23.jpg

Este gobierno, sorprendente por inesperado para muchos jerezanos y jerezanas y también  para alguno de los propios actores protagonistas.

La suerte, que suele ser casual, tan solo se sostiene recibiendo un leve impulso del aire de la fortuna. O del azar. Y una de sus características es su brevedad. Pero no más. A partir de ahí todo se desinfla, o se diluye. O se organiza y se planifica.

No obstante, ningún resultado electoral debe ser calificado de fortunio. Las ciencias sociales nos explican las motivaciones que subyacen en el mismo. Pero nunca por anticipado. Por tanto, por inesperado y aunque escasamente científico, también podríamos añadir que toda suerte de carácter social acompaña en ocasiones a los resultados electorales.

Y los resultados electorales de las pasadas elecciones municipales de mayo auparon al PSOE de Jerez, con tan solo siete concejales, al gobierno de la ciudad, con los apoyos, no menos inesperados de Ganemos Jerez y menos sorprendentes de IU.

Este gobierno, sorprendente por inesperado para muchos jerezanos y jerezanas y también  para alguno de los propios actores protagonistas, transcurridos ya tres meses de su configuración, nos sitúa en la incertidumbre; consecuencia de la provisionalidad táctica mediante la cual lo tienen secuestrado sus propios apoyos, hasta las próximas elecciones generales.

Entender que el PSOE es el partido de gobierno y que el apoyo de investidura deba remitirse al control de la labor del gobierno, y a su vez, en hacer que el gobierno apruebe e implante las iniciativas de sus socios, implica, no solo sustraerse a la acción de gobierno y asumir la responsabilidad consecuente, sino a funcionar como opositores al propio acto de investidura.

Ésta, más que aparente contradicción, funciona al modo de paradoja, pues insiste sólo en el control y pretende la incorporación de iniciativas sin arrogarse que las mismas tuvieran algo que ver con ellos.

Definir el trayecto y la hoja de ruta, dependen del gobierno y de la propia convicción del PSOE como partido de gobierno. Es decir del Partido Socialista, y de su liderazgo político en el ámbito de la izquierda local. De tal manera que la construcción de las nuevas alianzas políticas, sociales y  económicas caminarían en paralelo de las propias iniciativas del gobierno, apoyando su gestión, planificando la ciudad y empoderando a la sociedad civil.

Evitarían así la brevedad, en la que tanto interés muestran, de quienes proclaman a la vez la maldad incierta, de la existencia de un gobierno sin partido. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído